¿Por qué es importante aprender matemáticas hoy?

Para Martín Salas, Account Manager de Matific Latinoamérica, aprender matemáticas hoy tiene que ver con mucho más que aprender una asignatura en el colegio; es aprender a pensar, a tomar decisiones, es aprender habilidades que nos permiten luego adquirir otras, es comprender cómo resolver problemas que nos atraviesan diariamente.

0
1726

Por Martín Salas, Account Manager de Matific Latinoamérica.

En los tiempos que corren, cada vez es más frecuente escuchar que es necesario tomar decisiones basados en evidencia, en datos. Éstos se han convertido en el insumo clave sobre el cual elegimos un camino u otro, tanto en el plano personal, como también en las empresas y en la política. Los datos son una expresión de nuestros comportamientos, intereses, modos de interactuar y también de aprender. Detrás de todo esto, podemos encontrar una gran cantidad de conceptos que son propios de la matemática y es por eso que aprenderla nos permite conocer mejor el mundo en el que vivimos. 

Hoy sabemos que muchos de los comportamientos humanos se estudian y predicen con modelos matemáticos. Sin ir muy lejos, para afrontar la pandemia que nos atraviesa necesitamos modelos matemáticos que expliquen ciertos comportamientos y nos permitan elaborar proyecciones. 

¿Podemos hacer algo para que nuestros alumnos aprendan y se entusiasmen con las matemáticas? Sí, cambiar el enfoque. Como dice Adrián Paenza, si le queremos mostrar a un “marciano” que es el fútbol y empezamos por enseñarles cómo tienen que ponerse en una barrera en un tiro libre, en vez de maravillarse con la posibilidad de disfrutar de una buena jugada de equipo que termine con un gol, probablemente ese “marciano” nunca pueda apreciar lo mas lindo de ese deporte y le reste motivación para conocerlo en profundidad.

Lo mismo con las matemáticas: si nos pasamos repitiendo en las aulas fórmulas sin utilidad práctica, descontextualizadas de la realidad, probablemente sigamos fracasando en la posibilidad de entusiasmar a los chicos y de vincularla con la vida cotidiana. Con eso quiero decir que en muchos casos nos perdemos de toda la riqueza y belleza que aportan las matemáticas porque su enseñanza está ligada a los contenidos en general, y al cálculo en particular. 

En Matific estamos convencidos de que podemos cambiar el paradigma y mostrarle a los chicos y chicas que la matemática no solo que no es tan difícil como nos hicieron creer sino que puede ser muy divertida. Nos puede ayudar a resolver problemas a través del juego, usarla para desarrollar estrategias y tomar decisiones en un juego. Todos los aportes de la gamificación llevados a la didáctica vienen logrando muchos avances al respecto.

Por esa razón, creamos las Olimpíadas de Matific, una de las competencias matemáticas más grandes del mundo. Una instancia en la que más de un millón de alumnos de todo el mundo comparten sus aprendizajes con otros compañeros de su clase y de otros colegios a medida que juegan y se divierten. Este año, en el que la pandemia nos sigue marcando el pulso de nuestro día a día, queremos que la comunidad educativa de Latinoamérica siga creciendo y aprendiendo con entusiasmo a pesar de los desafíos que nos toca enfrentar como sociedad.

Matific abrió las inscripciones para participar de su olimpíada de matemática 2021

Uno de los principios que sustentan Matific tiene que ver con trabajar la comprensión conceptual de cada contenido mediante la resolución de problemas en un contexto lúdico. Las Olimpiadas nos ayudan a llegar a más docentes y alumnos para que conozcan la plataforma, y proporcionarles un entorno para poder tratar de cambiar la relación que cada uno tiene con las matemáticas, haciendo que esta experiencia también le dé un valor agregado al docente ya por ejemplo además de fomentar la motivación de sus alumnos, se va a encontrar con la posibilidad de recibir un informe detallado del progreso de cada uno de sus alumnos en un momento donde se hace imprescindible poder contar con herramientas que faciliten su tarea diaria.

Todo esto es posible gracias a las tecnologías digitales. Hoy es indudable que la didáctica y tecnología pueden y deben trabajar juntas para generar mejores prácticas de aula. En sus comienzos, la incorporación de la tecnología venía dada casi exclusivamente por la “digitalización de contenidos” y eso en sí mismo era prácticamente hacer lo mismo que se podía realizar en el aula sin esa tecnología. Todavía hoy vemos algunos recursos que no son más que libros digitalizados y eso no aporta un valor agregado al trabajo de aula y de alguna manera limita las reales posibilidades.

La idea es que a través de la tecnología uno pueda desarrollar tareas que de otra forma no sería posible. Por ejemplo, el desarrollo de Matific nos permite plasmar un concepto clave en las didácticas actuales de la matemática y es un principio pedagógico para la plataforma, el hacer visible el proceso que va de lo concreto a lo abstracto. Entonces podremos interactuar con los elementos de cada actividad, podremos recibir respuestas adaptables a la intervención de cada estudiante, podremos unir conceptos en un entorno sumamente motivante, y mientras tanto se irá generando un informe detallado para cada uno de ellos.

Esto es sumamente valioso para cambiar ese enfoque del que hablábamos antes, cambiar la relación entre la matemática y los chicos, y ofrecerle al docente herramientas que le aporten nuevas miradas. Aprender matemáticas hoy tiene que ver con mucho más que aprender una asignatura en el colegio; es aprender a pensar, a tomar decisiones, es aprender habilidades que nos permiten luego adquirir otras, es comprender cómo resolver problemas que nos atraviesan diariamente.

Hacé clic acá para participar de las Olimpíadas de Matific 2021.

- Publicidad -

Deja un comentario