Día Internacional de la Juventud: Una materia pendiente

En el Día Internacional de la Juventud, Guillermo Suárez habla de los desafíos que tienen los jóvenes para acceder al mercado de trabajo.

0
1024

Por Mgter. Guillermo Suárez, VP de la Cámara Argentina de Formación Profesional y Capacitación Laboral.

El Día Internacional de la Juventud es una fecha propuesta por la ONU para comprometer a todos los integrantes de la sociedad para abordar en conjunto la problemática que hoy afecta a las generaciones que son el futuro de nuestra sociedad. Hoy, la posibilidad de acceder al mercado laboral global parece hoy una problemática que lleva al menos una década de debate, sin resultados favorables.

En este sentido, mientras la inversión en educación sea un relato y no una política sustentable y focalizada en las principales habilidades y competencias que exige el mercado, la materia permanecerá pendiente y seguiremos en deuda con nuestros jóvenes.

En Argentina hay al menos un 30% de los jóvenes, de entre 18 y 24 años, que no estudia ni trabaja, y la responsabilidad no habita en los jóvenes sino en la falta de inversión en políticas sustentables teniendo en cuenta como dijo Gerd Leonhard “La Humanidad cambiará más en los próximos 20 años que en los 300 anteriores”.

El debate pendiente: la inversión en educación y las metas a alcanzar

Asimismo, podemos sumar que más del 50% de nuestros empleos van a desaparecer y/o cambiar en el corto plazo por la automatización. Esto aumenta la importancia estratégica de dotar a los jóvenes de aptitudes no sólo para el empleo, el acceso a un trabajo decente y en la capacidad de emprendedurismo, también debemos ampliar la base para «formar a los docentes, formadores y a la juventud para un futuro transformador».

El papel esencial que desempeñan los docentes, los formadores y otros educadores en la formación de los jóvenes habilitan una transición saludable al mercado laboral y abre las puertas a una participación activa en sus comunidades y sociedades.

Teniendo en cuenta los avances tecnológicos, la transformación digital y la dinámica cambiante que el mercado laboral exige, es justamente la juventud el principal actor capaz de transitar con éxito este proceso de transformación garantizando el logro de una sociedad más justa, inclusiva y sostenible. Pero la realidad indica que son justamente los jóvenes quienes atraviesan hoy las mayores desigualdades sociales, laborales y culturales, junto al incremento de los niveles de desempleo y dificultades para el acceso al mercado laboral y emprendedor

Por ello, al momento de invertir sobre las princiaples habilidades y competencias en nuestra Juventud podemos indicar:

  • Mayor elasticidad y menor estandarización
  • Mayor Flexibilidad
  • Mayor mediación tecnológica ante la automatización, robotización
  • Mayor bienestar garantizando saludables ecosistemas laborales
  • Mayor formación permanente y continua

Iniciar este proceso desde el nivel secundario favorecerá a fundar bases sólidas, sustentables y transformadoras que al momento de la inserción laboral posterior y/o del ejercicio profesional, y permitirá un crecimiento sostenible y sustentable capaz de potenciar las capacidades de nuestra juventud, estableciendo nuevos desafíos para la construcción de un futuro posible y alentador para nuestros jóvenes.

- Publicidad -

Deja un comentario