Escenas de las micro violencias cotidianas

0
1519
- Publicidad -

Él le grita, la insulta, le dice que no hace falta que trabaje, se refiere a su vocación artística con desprecio, le recuerda lo que debe hacer. Un grito, un comentario que desvaloriza, una actitud controladora, gestos que connotan desigualdad, la manipulación: son formas de violencia de género que no se ven a simple vista porque están naturalizadas. El maltrato físico y el femicidio son sólo la punta del iceberg de la violencia contra la mujer, la cual también circula en las palabras y en los gestos.  Precisamente esto es lo que pone en escena “El Sabor”, obra protagonizada por Marcela Haimovichi y Fernando Álvarez, con dirección de Adriana Ferrer.

La pieza relata diferentes situaciones de la vida cotidiana de una pareja, que se intercalan con los momentos en que él se va a trabajar. En la soledad, ella se encuentra consigo misma y viaja en el tiempo recordando su infancia. Mientras cocina o canta, reflexiona sobre su propia vida y va cayendo en la cuenta del encierro en que se encuentra. El canto y la evocación del pasado la ayudan a resignificar el presente. De esta forma, la puesta se basa en una mirada sensorial y poética.

Mirna e Iván están casados hace años. Mientras ella se dedica a las tareas del hogar, a él lo acaban de ascender a gerente de la empresa. Iván, macho proveedor, abusivo y manipulador, representa a aquellos hombres que se creen con derecho a menospreciar a sus parejas porque son los que llevan el dinero a la casa. En esa línea, todo lo que no tenga recompensa monetaria aparece como carente de valor. Actitud que lo lleva a desvalorizar la pasión que su pareja siente por la música y el canto, por ejemplo. Y esa misma desvalorización tiñe todos sus comportamientos. Así, es ella la que debe servirle la comida y el desayuno, la que tiene que hacerle mandados, la que le alcanza el saco todas las mañanas antes de irse y, por supuesto, la culpable de todo lo que sucede.

La guitarra en vivo y el diseño de luces contribuyen a crear una atmósfera intimista, donde el espectador se siente parte de ese hogar donde la falta de aire lo cubre todo. Pero el canto será el refugio y la salida para Mirna. “En un tren sin memoria ni destino acostumbro a quedarme quietecita”, canta. Esta breve línea resume su vida y, al mismo tiempo, da cuenta de la situación de tantas Mirnas que pasan por lo mismo: mujeres que renuncian a todo y se acostumbran a una existencia gris, que sufren en silencio los gritos y las humillaciones, mujeres a las que les hacen sentir que no valen, que sin un hombre al lado no pueden vivir, mujeres que se fueron alejando de ellas mismas y que viven en un encierro construido en una urdimbre de gestos autoritarios y de palabras que lastiman. Precisamente por eso, como un grito ahogado, Mirna dice en otra de las canciones que quiere ser “toda para ella”. Un deseo que queda trunco en muchas gargantas.

“El sabor” pone precisamente en escena estas micro-violencias que muchas mujeres viven en lo cotidiano. Violencias sutiles (o no tanto) que contribuyen a reproducir el poder masculino sobre los cuerpos y los deseos femeninos y que se asientan sobre la misma estructura social, que erige al varón como ser superior respecto al cual se define, por oposición, a la mujer. Violencias que confinan a muchas a una vida opaca, sin rumbo ni expectativas y que son también económicas, simbólicas y políticas. Celebremos entonces un teatro que pone en escena estos temas porque permite la posibilidad de encontrarnos a nosotros mismos en esas situaciones y, en ese encuentro, cuestionar y cuestionarnos, desnaturalizar y construir otro camino.

Ficha técnica

Dramaturgia: Juliana Corbelli, Adriana Ferrer, Brenda Steizelboim

Actúan: Fernando Alvarez, Marcela Haimovichi

Músicos: Luciana Clerici

Vestuario: Jose Escobar

Escenografía: Jose Escobar

Diseño de luces: Ricardo Sica

Música original: Luciana Clerici

Letras de canciones: Macarena Trigo

Operación de luces: Juan Sebastián Molano Rincón

Fotografía: Moira Antonello

Diseño gráfico: Moira Antonello

Asistencia de dirección: Marigela Ginard

Prensa: Laura Brangeri

Dirección: Adriana Ferrer

Teatro Corrientes Azul

Av. Corrientes 5965 – CABA

Jueves, 20 hs.

- Publicidad -

Deja un comentario