Género y educación: los desafíos ante un cambio cultural y de época. Último Hub & Coffee del 2019

0
260
De izquierda a derecha: Darío Álvarez Klar, Ana Inés Álvarez, Diana Zurco, Daniel Levy, Alejandro Biondi. Georgina Sticco, Mario Massaccesi, Griselda Flesler y Agustina Valsangiacomo.

La asociación civil Hub Educación & Innovación realizó su último encuentro Hub&Coffee del año, titulado “Género: educación y cambios”. Referentes organizaciones de la sociedad civil, empresas, universidades e instituciones educativas plantearon los desafíos y oportunidades de construir nuevas culturas desde las escuelas, para dar lugar a una nueva ciudadanía.

El pasado martes 29 de octubre en la Universidad Siglo 21 se realizó el último Hub&Coffee del año, titulado “Género: educación y cambios”. El evento, organizado por la asociación civil Hub Educación & Innovación, tiene el objetivo de crear vínculos entre personas y organizaciones que se comprometen con la educación y la cultura.

“Estamos ante un cambio cultural y de época. Esto nos invita a trabajar juntos para que nuestras diferentes maneras de pensar sean cada vez más complementarias. Desde Hub creemos que hay que construir nuevas culturas, de una manera colectiva y compartida, porque es la única forma de crear una nueva ciudadanía. Hoy la perspectiva de género es fundamental para repensar nuestra manera de relacionarnos, de aprender, de educar y de habitar los espacios para construir juntos una sociedad más inclusiva, respetuosa y libre”, afirmó Darío Álvarez Klar, Director Ejecutivo y Fundador de HUB Educación & Innovación.

Con la moderación de Mario Massaccesi, el encuentro se dividió en tres paneles. El primero debatió sobre los desafíos actuales en las agendas de género y el rol de la educación. El segundo indagó sobre el rol de Estado y de la sociedad civil a la hora de pensar en políticas públicas y el último se centró en los espacios educativos desde una perspectiva de género.

La primera en tomar la palabra fue Georgina Sticco, fundadora y directora de GROW (organización que trabaja para incorporar la perspectiva de género en la sociedad para que hombres y mujeres tengan las mismas oportunidades en el mundo del trabajo), quien explicó conceptos básicos en materia de género y presentó estadísticas al respecto. Así, sostuvo que mientras el 89% de las mujeres se dedican a las tareas domésticas no remuneradas, sólo el 58% de los varones lo hacen. Como consecuencia de esta desigual distribución, “hace 14 años que las mujeres representan solo el 32% de las personas que están trabajando en el sector privado”, enfatizó. Por eso remarcó la importancia que tiene el ámbito educativo a la hora de deconstruir los roles asociados a hombres y mujeres. “Los sesgos en relación con el género atraviesan las prácticas, procesos y modelos de enseñanza, y funcionan de manera tal que afectan lo que los adultos esperan que suceda en la niñez”, afirmó. Según la especialista, la Ley Nacional Educación Sexual Integral, vigente desde 2006, se propone “Integral” porque involucra a todo acto educativo, tanto en lo curricular como en la vida institucional, siendo transversal a todas las áreas. Aborda, además, el currículo explícito, oculto, nulo.

En esta línea, Sticco citó el estudio “Infancias y adolescencias en la era digital: sesgos de género en el aula y sus implicancias en las elecciones futuras”, realizado en conjunto entre Aula Abierta, Chicos.net y Grow, según el cual los estereotipos influyen en la autopercepción de niños y niñas sobre lo que son capaces de hacer y cuáles son las áreas en las que pueden desarrollar su proyecto de vida. Es fundamental derribar estereotipos de género, por ejemplo, que vinculan a los varones con el gusto o un mejor desempeño en áreas de ciencias o matemática, y a las mujeres con tareas de cuidado, artes, ciencias sociales o áreas humanísticas. Deconstruir estos estereotipos permite visibilizar las profundas desigualdades entre hombres y mujeres, que invitan a desaprender, reaprender y resignificar hábitos, modos de pensar y de construir vínculos.

Luego fue el turno de Diana Zurco, primera locutora trans egresada del ISER, quien focalizó en la manera en que las nuevas identidades de género interpelan el binarismo varón-mujer y cómo esto también sucede en los espacios educativos. En este sentido, afirmó que “las mujeres trans han sido excluidas históricamente como sujetos de derecho y que, aún con los avances de los últimos años y las leyes vigentes, queda mucho camino por recorrer”. Su testimonio en primera persona dio cuenta de la importancia de que, tanto desde la familia como desde la escuela, se profundice y garantice el derecho a la identidad en la niñez con libertad y contención.

En tercer lugar, Alejandro Biondi, Coordinador del Programa de Protección Social de CIPPEC, afirmó que “los Estados enfrentan grandes desafíos para promover un escenario equitativo e igualitario de participación económica de las mujeres en el sector productivo”. Además, señaló que una de las grandes deudas está en el desarrollo e implementación de una política de cuidado que parta de una mirada integral y que genere espacios de crianza, enseñanza y cuidado para la niñez.

En materia de acciones territoriales, Agustina Valsangiacomo, Directora Ejecutiva de Mujeres 2000, subrayó la importancia de trabajar en conjunto para que las mujeres puedan superar las barreras educativas, sociales y económicas, y desarrollar sus proyectos de vida con autonomía, sobre todo en zonas de alta vulnerabilidad social. En este sentido, Ana Inés Álvarez, responsable Promesa Avon para erradicar la violencia hacia Mujeres y Niñas y Mujeres Solidarias de Fundación AVON, explicó cómo desde la compañía de cosméticos Avon han impulsado un modelo de primera escucha que permite a las revendedoras detectar y actuar frente a situaciones de violencia de género, y trabajar en conjunto con otras organizaciones de la salud y de trabajo social.

Por su parte, Daniel Levy, psicólogo y director de Punto Seguido, afirmó que “el carácter transversal de la ESI involucra a todos los profesionales de la educación. El marco regulatorio de la Ley es fundamental para entender que la sexualidad no implica que los alumnos aprendan sobre el funcionamiento del aparato reproductor desde una perspectiva biologicista o del cuidado, sino también de su cuerpo, de la ternura, las emociones, la empatía, y de cómo poder desarrollar su sexualidad con libertad y responsabilidad”.

Por último, Griselda Flesler, profesora Titular de la materia de Diseño y Estudios de Género de la FADU-UBA, explicó que “los espacios no son neutrales desde una perspectiva de género”. Principalmente, hizo referencia a que en las instituciones educativas parece que hay espacios en donde el cuerpo es el protagonista, como en el patio y los baños, pero otros en los que sólo es importante la mente, como el aula. “Empezar a pensar que somos un cuerpo todo el tiempo es un desafío a nivel de diseño y debemos incorporarlo a la discusión para garantizar una escuela más inclusiva”, subrayó.

En la actualidad, cuando nos referimos a la agenda de género, entendido como construcción social y cultural, solemos escuchar noticias o información centrada principalmente en temas de violencia de género o de derechos sexuales y reproductivos de las mujeres. Desde el ámbito educativo, abordar esta agenda requiere de una mirada integral. Tanto desde los marcos normativos, como también de las prácticas sociales, surgen nuevas preguntas para las cuales aún no hay respuestas claras.

 

Deja un comentario