Un curso de contabilidad, ¿puede ayudarte en tus finanzas personales?

El libro “Primer curso de contabilidad” es de Lara Elías, y se orienta a todas las personas que quieran comenzar a tener un mayor control de su contabilidad

0
899
- Publicidad -

En la actualidad, los profesionales consideran que nos encontramos en el contexto y el momento ideal para replantearnos el uso que le damos a nuestro dinero y cómo aplicamos los pagos a nuestras deudas así como el manejo del ahorro personal y las inversiones. 

Si bien como todo, en las inversiones hay que estar dispuesto a invertir un monto de dinero que también estemos dispuestos a perder en caso de que las cosas no salgan del todo bien, es una buena manera de poder generar un ahorro fijo. 

En el último tiempo se ha puesto de moda la democratización de las tecnologías financieras también conocidas como fintech, las cuales brindan una serie de herramientas orientadas al ahorro y la inversión, que pueden ser manejadas desde el teléfono y te permitirán acceder a una gran cantidad de otras alternativas para organizar el dinero personal.

Además de esto, podrás hacer uso de distintos libros y guías para tener una mejor organización en tus finanzas, como es el caso del libro sobre tu primer curso de contabilidad, el cual se orienta a dar herramientas como las que mencionamos, y algunos tips más, para que puedas tener una buena guía al momento de organizarse financieramente.  

El libro “Primer curso de contabilidad” es de Lara Elías, y se orienta a todas las personas que quieran comenzar a tener un mayor control de su contabilidad y poder estar al mando del ahorro y la inversión personal. 

Organizarte para tener un mayor control de tus inversiones y tu ahorro

En este punto, hay algunos principios básicos que dependen principalmente de tu organización, y, si bien cada individuo tendrá sus prioridades en este área, estos pasos que mencionaremos a continuación te podrán orientar mejor en la manera en que fijas tus metas a futuro.

  • Definir los objetivos financieros y elaborar un presupuesto

 Los expertos en el área contable y de finanzas, recomiendan que te fijes metas mensuales, anuales y a largo plazo, preferentemente por escrito, para que puedas darles una revisión en los momentos en que pierdas el eje. Un objetivo financiero puede ser desde recuperarte del impacto económico de los últimos meses, hasta conseguir un trabajo extra, aumentar el nivel de ahorro, emprender, etc. En el largo plazo, podrás visualizar de manera conveniente dónde querés encontrarte financieramente en 5 años o 10, por ejemplo. Así, tus objetivos más específicos tendrán un horizonte más amplio. 

Cuando ya hayas definido tus objetivos, podrás pasar a crear un presupuesto, que no debe ser algo demasiado rebuscado, ni con mucho detalle, pero sí es importante que contemple los gastos fijos ordenados por categorías, como son el alquiler, la hipoteca, la comida, la vestimenta, el seguro médico, gastos de transporte o vehículo, etc. A este apartado se le suma el de gastos extra o imprevistos, y en caso de que esté entre tus posibilidades, también el ahorro. Cuando tenés escrito el presupuesto, te será mucho más fácil saber en qué estás gastando el dinero y detectar si hay gastos que se puedan disminuir. 

Un presupuesto útil y bien hecho deberá contener todos los ingresos en detalle y los gastos mensuales para cada uno de los meses del año, y este es un paso fundamental, ya que sin un presupuesto, será muy difícil que puedas alcanzar tu meta financiera si no está bajo tu control el uso cotidiano que le das a tu dinero.

  • Crear metas para el ahorro

Una vez que tengas elaborados tus propios objetivos y un presupuesto, podrás pasar al paso siguiente que es el ahorro. Cuando estamos frente a una situación financiera de incertidumbre, en la que no sabemos con certeza si nos van a renovar el contrato laboral, por ejemplo, es importante tener un colchón que amortigüe cualquier eventual “emergencia”.  

Si te preguntas por las aplicaciones para finanzas personales, brevemente te contaremos qué son y para qué se usan. Lo importante es estar de acuerdo en si se busca partir de a poco e ir aumentando según la evolución de las circunstancias. 

  • Invertir en algo que estés dispuesto a perder

Si hablamos de ahorro también estaremos hablando de inversión, ya que suelen ir de la mano. Lo que recomendamos como primera medida es prestar atención a las tasas de interés del país de residencia, para poder elaborar un análisis acerca de cuál es la medida en la que conviene guardar el dinero en el banco. 

Misiones abre nueva cohorte de cursos sobre Educación Financiera

Hay economías de mucho dinero en las que las tasas llegaron a montos históricamente bajos, 0% o negativas. Lo que se busca en estos casos es estimular el consumo local y la inversión.  

En caso de guardar las cosas en el banco, puede ser que no sea del todo cómodo ante la pérdida de dinero por inversores. Hay países en los que vale la pena tener una cuenta de ahorro o un depósito que sea en plazo fijo. Siempre se debe tener cuidado y prestar mucha atención al momento de recibir ofertas o propuestas desde la SAE.  

Expertos en el tema, recomiendan ahorrar el equivalente a un año del sueldo propio, pese a que en muchos casos es una meta algo difícil de alcanzar, por eso lo más importante es ahorrar lo que se pueda pero de forma consistente. 

No es demasiado importante el monto del ahorro que hagas, sino el hábito que tomes al momento de ahorrar mes a mes, teniendo en cuenta que el ahorro no es solamente guardar lo que sobra del sueldo, sino que muchas veces es necesario hacer algún esfuerzo o sacrificio para poder ahorrar dinero. Por eso, no hay que perder de vista la importancia de investigar dónde se está invirtiendo el dinero propio, y no dejarse llevar solamente por la promesa de una alta rentabilidad. 

- Publicidad -

Deja un comentario