¿Por qué la gamificación potencia y optimiza los procesos de formación online?

0
313

Por Carlos Biscay, CEO de e-ABC Learning.

Desde que nacemos, la conexión con el mundo y nuestro aprendizaje están signados por el juego. Aprendemos a gatear, a comer, a caminar, a hablar y a relacionarnos, jugando. 

A medida que vamos creciendo las actividades lúdicas suelen ser el vehículo con el cual transitamos las primeras etapas de nuestra evolución como personas, en casa, en la vida social y en las escuelas. 

Con estos antecedentes, lo natural sería continuar incorporando juegos en el resto de las instancias de desarrollo personal. 

De hecho, cada vez son más colegios secundarios y universidades que incorporan desafíos lúdicos para fomentar el desarrollo de habilidades vinculadas con la toma de decisiones, la resolución de conflictos y el trabajo colaborativo. Todas ellas competencias imprescindibles para la vida laboral actual y futura.

En el mundo corporativo la tendencia también se está reproduciendo e incrementando, en sintonía con lo que ocurre a nivel académico. Desde hace varios años, son cada vez más las compañías que incorporan instancias lúdicas para favorecer el desarrollo de habilidades blandas y fortalecer equipos. 

El impacto de estas actividades en los niveles de desempeño y resultados de las organizaciones, muestra el enorme aporte de valor que puede incorporar el juego a las dinámicas laborales, optimizando y maximizando sus niveles de productividad y competitividad.

Curso gratuito: «Introducción a la gamificación»

La gamificación se consolida en la nueva normalidad

En el marco de las transformaciones que provocó la llegada de la pandemia, la digitalización de los espacios lúdicos aceleró los tiempos de adopción de este tipo de recursos pedagógicos, permitiendo descomprimir los niveles de incertidumbre y temor generados a partir del Covid-19, estableciendo nuevos contextos distendidos de aprendizaje y comunicación. 

Lo interesante es que tanto en ámbitos académicos como empresariales, las actividades lúdicas realizadas en el marco de procesos de capacitación online permiten obtener todo tipo de indicadores y evaluar las fortalezas y debilidades de las personas desde una perspectiva innovadora.

Para poder medir el impacto de un curso virtual que contenga instancias de gamificación, es importante establecer KPIs claramente definidos.

En este sentido, al evaluar el resultado de una capacitación de estas características debemos considerar si el participante:

  • Pudo aplicar conocimientos y realizar tareas considerando los retos y desafíos.
  • Asoció conceptos o ideas dentro de la narrativa del curso.
  • Fue respetuoso con las reglas.
  • Aplicó la creatividad en la toma de decisiones, resolución de problemas para elegir distintas rutas.
  • Tuvo tolerancia a la frustración en caso de múltiples intentos.
  • Sacó provecho del trabajo en equipo: trabajo colaborativo, toma de decisiones, liderazgo, resolución de situaciones problemáticas.

Tras realizar este análisis, al finalizar una capacitación con técnicas de gamificación, seguramente se comprobará que el participante habrá vivenciado el aprendizaje al involucrarse en situaciones complejas, tomando decisiones, equivocándose e intentando resolver diversas circunstancias. De esta manera, habrá incorporado los conocimientos necesarios y habrá logrado las competencias del curso.

Claramente en una capacitación gamificada: el participante aprende “haciendo” y “equivocándose”. Para que un participante adquiera conocimientos en un curso gamificado es de vital importancia:

  • Una buena implementación de la gamificación,
  • Un buen diseño del contenido del curso,
  • Un tutor que cumpla con las tareas de motivar, suscitar interés, guiar, apoyar y reforzar los contenidos y la narrativa.
- Publicidad -

Deja un comentario