Fuente: Universidad Nacional de San Martín

El presidente de la Nación, Alberto Fernández, visitó la UNSAM para interiorizarse sobre el suero equino hiperinmune, que en estos días comenzará a aplicarse en pacientes con COVID, y otros desarrollos en los que participan científicos de la Universidad, como los test de detección rápida, los superbarbijos y el proyecto de vacuna contra el coronavirus. De la visita a los laboratorios y la recorrida por el campus participaron también ministros del gabinete nacional, el intendente de San Martín y representantes del sector privado.

“Es fundamental que la Argentina cuente con un tratamiento propio, efectivo, para pacientes que estén cursando la enfermedad. Vine a felicitar al grupo de científicos que logró este importante desarrollo”, dijo el Presidente.

El mandatario expresó su orgullo por los desarrollos alcanzados por la ciencia argentina, al tiempo que ponderó la importancia del actual proyecto que arrojó resultados positivos en la baja de la mortalidad (45 por ciento), el descenso en los días requeridos de terapia intensiva (24 por ciento), y la menor necesidad en el uso de respiradores (36 por ciento).

El suero equino hiperinmune anti Covid-19, que será distribuido en hospitales, clínicas y sanatorios, es un desarrollo fruto del trabajo en conjunto de centros científicos públicos y privados, liderado por el laboratorio Inmunova, con la participación de la UNSAM, el Instituto Biológico Argentino (BIOL) y la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud Dr. Carlos G. Malbrán (ANLIS), en colaboración con la Fundación Instituto Leloir (FIL), mAbxience y el CONICET.

El proyecto de suero equino hiperinmune recibió financiamiento del Ministerio de Desarrollo Productivo a través de un crédito del FONDEP, en el marco del Programa de Asistencia al Sistema Productivo Nacional que asistió a PyMEs, industrias, emprendedores e instituciones públicas en la generación de insumos, equipamientos y soluciones para mitigar los efectos de la pandemia por el COVID-19.

El suero anti COVID-19, que ya completó su última fase de estudios clínicos requeridos por ANMAT, es una inmunoterapia basada en anticuerpos policlonales equinos, cuya capacidad neutralizante del virus SARS-CoV-2 lo bloquea y evita su propagación. Además, tiene la ventaja de que pueden producirse rápido y a gran escala.

El proyecto del suero hiperinmune fue una de las 84 iniciativas seleccionadas, por un financiamiento equivalente a 100 mil dólares. En el plazo de 10 meses se logró impedir el ingreso del coronavirus a las células en pruebas de laboratorio.

“Para nosotros es un orgullo que el presidente y su gabinete hayan venido a hacer un reconocimiento a los investigadores y becarios que desarrollaron el suero hiperinmune. Es un trabajo de muchos años de ciencia básica que luego se logra transformar en los desarrollos tecnológicos que necesita la sociedad. Son ellos los verdaderos protagonistas”, dijo Carlos Greco.

“Es una alegría también recibirlos en este campus universitario, que muestra la diversidad de las disciplinas de la UNSAM. Pudimos mostrarle al presidente todas las capacidades instaladas y los desarrollos que lleva adelante la Universidad. Y por supuesto la formación: el 70% de nuestros estudiantes son primera generación de universitarios, por lo tanto esta Universidad propicia la movilidad social ascendente”, agregó el rector de la UNSAM.

El suero

En diciembre de 2020 ANMAT aprobó el uso del suero hiperinmune anti-SARS-CoV-2 (INM005, CoviFab®) para el tratamiento de pacientes adultos con infección de COVID-19 entre moderada y severa mediante el Registro Bajo Condiciones Especiales establecido en la Disposición 4622/2012.

El Suero Hiperinmune Anti COVID-19 no previene la enfermedad como las vacunas, pero sirve para tratar pacientes con diagnóstico de infección. Es una terapia de inmunización pasiva: administra anticuerpos contra el virus SARS-CoV-2 produciendo su bloqueo y evitando que se propague la enfermedad.

Para producir el Suero Anti COVID-19 se inyecta un fragmento del virus SARS-COV-2 en caballos, que producen una gran cantidad de anticuerpos policlonales capaces de neutralizar el virus. Luego, se extraen esos anticuerpos y se los purifica y procesa, para que alcancen una alta pureza y un perfil de seguridad en humanos. Con eso se desarrolla el producto: el suero hiperinmune, que se distribuye en viales —frasquitos—, que luego se administran a pacientes dentro de hospitales mediante infusión intravenosa durante 50 minutos. Son dos dosis espaciadas entre sí por 48 horas.

Esta tecnología es similar a la que se usa para tratar el envenenamiento por picadura de serpientes y alacranes, intoxicaciones por toxina tetánica, exposición al virus de la rabia e infecciones como la influenza aviar.

Deja un comentario