“En la era de la informática y la tecnología, aprender a escribir es aún una etapa importante en las vidas de los niños y se debe prestar atención”. Esta afirmación pertenece a Philippe Kostka, terapista piscomotor, quien se desempeña como asesor de BIC, la reconocida compañía en elementos de escritura.

En tiempos de crecimiento exponencial de las tecnologías digitales, sus especialistas subrayan que en los niños, la concentración y la memoria sólo maduran con la escritura manual. Su postura coincide con recientes estudios científicos en Norteamérica y Francia que han demostrado la importancia de la escritura a toda edad, que concluyen que los chicos aprenden más rápido a leer cuando comienzan escribir primero a mano.

Por otra parte, una investigación del portal Aula 365 relevó que el uso del color en el juego influye directamente en el desarrollo de chicos y chicas de 6 a 12 años, mejorando las habilidades motoras, el razonamiento cognitivo, lenguaje y audición. Esto se debe a que los niños aprenden y retienen la información por más tiempo cuando el color se usa como material educativo ya que el 8% del cerebro recibe la información visualmente. El estudio probó además, que el 50 % de los chicos considera que su juego favorito tiene vínculo con el arte y el dibujo, frente a un 18% que prefiere a los videojuegos, un 16% que disfruta jugar con comics y otro 16% que elige actividades con música. Dato que confirma el valor y la importancia de las actividades recreativas analógicas.

Los especialistas de BIC afirman además que escribir requiere de otras facultades, tales como, atención, concentración y memoria. Una nota publicada en The New York Times, “What’s Lost as Handwriting Fades”, menciona estudios realizados en Estados Unidos y Francia que echan luz sobre el asunto. El artículo cita a Karin James, psicóloga de la Universidad de Indiana, quien sostiene que cuando los niños aprenden a escribir primero a mano, “no sólo aprenden más rápido a leer, sino que además desarrollan mayor capacidad de generar ideas nuevas y de retener la información”.

Atenta a estos resultados, BIC busca que sus productos estén alineados con las investigaciones científicas más recientes. Su línea Evolution Kids, fue aprobada y desarrollada por maestros, ingenieros, expertos en psicomotricidad y niños, porque facilita el correcto posicionamiento de las manos en el proceso de aprendizaje de la escritura.

Deja un comentario