Rendimiento e integración de las pizarras digitales en las aulas de Castilla

0
622
- Publicidad -

Pizarras digitales interactivasDavid Sánchez Chiquero, especialista en educación y nuevas tecnologías del CEIP Conde de Orgaz, de Castilla-La Mancha (España), presentó un informe titulado “La Pizarra Digital Interactiva en las aulas deCastilla-La Mancha: Análisis del rendimiento y la integración». El mismo fue publicado en el número 38 de la Revista de Educación a Distancia y hace un recorrido minucioso sobre la práctica educativa que incluye este tipo de dispositivos.

Según Miguel Zapata-Ros, el marco educativo y social en el que nos situamos requiere continuas adaptaciones y por esa razón investigaciones como esta, una de las pocas que él puede recordar en países de habla hispana, son de suma importancia para entender qué elementos se ponen en juego en la incorporación de un dispositivo en el ámbito educativo.

“El avance desmesurado e imparable de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) nos obliga a revisar e introducir nuevos cambios y mejoras en el sistema educativo, no sólo como una mera dotación puntual de materiales sino también como un análisis de la propia práctica educativa en el aula. Este análisis del proceso de enseñanza-aprendizaje (EA) es el que nos llevará hacia nuevos paradigmas educativos”, afirma.

En la investigación puede leerse que las PDI no deben estar consideradas como un recurso puntual más del aula, sino que deben imbricarse, dentro de la cotidianidad del aula, como una herramienta más de uso diario.

“A menudo, la PDI se usa como sustitución de antiguas tecnologías, como pizarras convencionales u otras, y algunos profesores sienten que algunos beneficios atribuidos a la PDI provienen simplemente de la proyección audiovisual, más que de otras características propias de la PDI. Por eso, es necesario que los docentes, durante un largo periodo de tiempo, tengan un contacto continuado con la PDI a fin de optimizar su uso. En este sentido, la efectividad de la PDI es proporcional a la del profesor que la usa”, se lee en la investigación.

Por su parte, Zapata-Ros posa su mirada en una de las reflexiones finales del estudio:

(…) destacar que no servirán de nada todas las tecnologías que se incluyan en las aulas mientras no exista un compromiso real de utilización por parte de los docentes, aplicándolas de forma cotidiana en sus sesiones e incluyéndolas en sus programaciones de aula en cada una de las diferentes áreas. De este modo, y a pesar de las necesidades de formación, el uso de la PDI en el aula será una herramienta motivadora y propiciadora de la mejora de los resultados académicos de los alumnos.

- Publicidad -

Deja un comentario