- Publicidad -

A medida que la pandemia ha ido desplazando actividades y servicios esenciales a la modalidad “online”, como la educación, empleo, capacitación, salud, los desafíos para que los jóvenes del mundo puedan conectarse a internet no han hecho más que aumentar. Según UNICEF, con la pandemia, un tercio de los estudiantes a nivel global (463 millones) no lograron acceder a la enseñanza a distancia y esta problemática representa una oportunidad poderosa y poco común.

En el proceso de reconstrucción la comunidad mundial tiene la oportunidad de cerrar la brecha digital de manera que apoye la prosperidad sostenible, reduzca la disparidad, aporte valor social y promueva el progreso, guiándose por los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas. En ese sentido PwC y UNICEF, en apoyo de la iniciativa Generation Unlimited, creen que asegurar el acceso digital a millones de jóvenes puede ser un motor que impulse nuevas economías resilientes.

“Las dificultades que trae aparejada la brecha digital son evidentes, pero lo positivo es que es un buen momento para convertir una crisis en oportunidad, no solo para abordar los inconvenientes económicos provocados por la pandemia sino también para focalizarse en el aprendizaje y la formación digital de los jóvenes, poniéndolos en una situación de equidad de cara al futuro. Ello representa una inversión fundamental en la construcción de cohesión social y en la reducción de las desigualdades que bloquean el desarrollo humano y el crecimiento económico” comenta Santiago Mignone, socio principal de PwC Argentina.

Claves para cerrar las brechas

El informe que presentan PwC y UNICEF “Un paso adelante, conectando a los jóvenes de hoy con el futuro digital”, incluye cuatro puntos clave a considerar frente al desafío de cerrar la brecha:

  1. Conectividad: es necesario abordar el desafío del acceso a servicios de energía, Internet, dispositivos físicos y plataformas confiables.
  2. Acceso: las herramientas no tecnológicas son tan importantes como las tecnológicas. Los jóvenes necesitan que se satisfagan sus necesidades fundamentales en materia de salud, alimentación y seguridad para poder utilizar las herramientas digitales. En los grupos más marginados estos elementos son fundamentales.
  3. Alfabetización digital: es imprescindible tener acceso a una capacitación sobre cómo utilizar las herramientas digitales de manera segura y productiva. La información debe incluir recursos educativos y también una toma de conciencia de los peligros a los que se exponen en la navegación “online”.
  4. Aptitudes para el trabajo: cuando los jóvenes hayan adquirido conocimientos básicos, acceso a la educación y capacitación, las oportunidades les permitirá progresar y sacar el máximo provecho de sus conocimientos digitales.

“Nos encontramos frente a una oportunidad única de cerrar la brecha digital y hacer que el acceso a Internet sea una realidad para niños y jóvenes en cada escuela y comunidad del mundo, y debe ser tomado como una prioridad”, reflexiona Henrietta Fore, directora ejecutiva de UNICEF.

“La complejidad de abordar la reducción de la brecha digital hace necesaria la unión del trabajo de los distintos actores (públicos y privados) que son necesarios para resolver la problemática de compartir conocimientos, crear experiencias y soluciones de forma inclusiva e innovadora, basados en datos medibles y localmente relevante”, concluye Santiago Mignone.

¿Cuál es el aporte de los actores necesarios?
  • Instituciones globales proporcionando experiencia técnica en la materia, estructura y marcos teóricos para comprender la naturaleza mundial del problema y las mejores prácticas.
  • Gobiernos: la información y las políticas son esenciales para garantizar que los jóvenes puedan recibir el apoyo necesario de una manera inclusiva, sostenible y alineada a los objetivo sociales y de desarrollo económico de las sociedades.
  • Empresas y capital privado: brindan el enfoque para la solución de problemas, asignación de recursos y resultados, basados en valores que pueden aportar una perspectiva de enfoque innovadora. La amplia variedad de actores en este espacio puede ayudar a promover, crear y aplicar innovaciones disruptivas que fortalezcan los objetivos de las políticas.
  • Comunidades, incluidas las escuelas, ONG locales, instituciones religiosas, de investigación y otras organizaciones de servicios comunitarios, aportan sus conocimientos especializados y su comprensión de las necesidades locales para elaborar políticas y soluciones que sean pertinentes y culturalmente apropiadas.
  • Las organizaciones de servicio a la juventud: dentro de las sociedades desempeñan un papel único en la defensa, información, diseño, implementación y la evaluación de soluciones para los jóvenes en desventaja digital.

Para acceder al informe completo ingrese en el siguiente link.

GenU-PwC-Report_FINAL
- Publicidad -

Deja un comentario