Sistemas de gestión educativa en el centro de la escena

1
761

El sistema educativo argentino tiene una debilidad estructural muy importante: la falta de instrumentos para relevar información relevante para la toma de decisiones. Si bien existen sistemas de gestión y un sinnúmero de procesos analógicos de carga de datos, la sistematización de esta información está lejos de ser ágil y de aportar a la mejora de la política educativa en tiempo real.

Los sistemas de gestión escolar, tanto desde lo académico como desde lo administrativo, están a la orden del día. Provincias como Santa Fe cuentan con desarrollos y proyectos que permiten entender cómo los datos se pueden convertir en un insumo para garantizar el derecho a la educación para todos. El Plan Vuelvo a Estudiar es un ejemplo de esto.

Otras como Mendoza, por ejemplo, han apostado una articulación público-privada para iniciar con la implementación de este tipo de sistemas, pero luego decidieron avanzar con un desarrollo oficial que denominaron Sistema de Gestión Educativa Mendoza (GEM). Ahora es el turno de San Luis, una de las provincias que mantiene una continuidad en sus esfuerzos por la digitalización de los servicios públicos, desde los inicios de su Agenda Digital, que está cumpliendo 20 años.

Los puntanos comenzaron con la implementación del Sistema de Gestión Educativa 3.0 (SGE 3.0) y se convirtieron en la primera provincia de Argentina en contar con una herramienta que reúne información sobre los establecimientos, alumnos y su entorno social a escala sistémica. Desde la semana pasada, docentes y directivos de establecimientos educativos recibieron capacitaciones para utilizar el sistema. En total se sistematizarán los cargos de más de 9 mil docentes, y la información de 120 mil alumnos y de 520 establecimientos educativos con que cuenta la provincia, según informó la agencia de noticias local.

La ministra de Ciencia y Tecnología, Alicia Bañuelos, explicó que “el diseño del SGE 3.0 tiene como principal objetivo producir y compilar la información estadística del sector educativo de San Luis, generando conocimiento de base para la toma de decisiones”.

El sistema permitirá recabar información de la asistencia de los alumnos en tiempo real, generar datos y, al procesarlos, detectar patrones de ausentismo. “Detectar estos patrones, permite al Gobierno de la provincia poder diseñar planes de acción para trabajar sobre el mismo, que hoy representa un gran problema en muchos países del mundo, en particular los de Latinoamérica”, indicó Bañuelos.

Si querés conocer más sobre SGE 3.0, hacé clic acá.

1 Comentario

Deja un comentario