El Grupo Banco Mundial y HundrED se han unido para identificar y compartir las principales soluciones que están ayudando a docentes de todo el mundo a mejorar en el contexto de un aula en constante cambio. A través de la iniciativa Spotlight, y con financiamiento de la Alianza Mundial para la Educación (AME), pretenden encontrar soluciones ampliables y replicables para que aporten al desarrollo profesional de docentes en ejercicio y garanticen una educación de calidad.

Esta edición lleva el nombre “Docentes para un mundo en evolución” y se propone encontrar soluciones de capacitación y optimización de las prácticas de enseñanza en todo el mundo. Quienes deseen enviar sus propuestas deberán completar un formulario online disponible en la web de HundrEd.org antes del 20 de marzo de 2021. En la web hay un instructivo que ofrece un paso a paso para quienes deseen compartir sus innovaciones.

Las propuestas seleccionadas en Spotlight se anunciarán y promoverán en agosto de 2021 entre líderes, encargados de la formulación de políticas y docentes de los sistemas de educación mundiales y contribuirán tanto al objetivo del Grupo Banco Mundial de eliminar la pobreza de aprendizaje como a la misión de HundrED de ayudar a cada niño y niña a prosperar en la vida.

“Los docentes son el elemento decisivo de mayor importancia para los logros de los estudiantes en la escuela, pero, si no son capaces de enseñar con eficacia, los estudiantes no aprenderán. Además de un acceso limitado a la infraestructura que facilite la docencia a distancia, hay escasez de programas eficaces de capacitación y desarrollo profesional que preparen a los docentes en el uso de las tecnologías, y especialmente en la manera de instruir eficazmente con ellas”, afirman en la web de la iniciativa.

Asimismo, subrayan que la formación y apoyo que se brinda a los docentes es muy variada, así como enormemente diversa tanto entre países como entre distritos. Los países tendrán que asegurarse de que sus docentes desarrollen de forma continua las competencias necesarias para adaptarse a contextos cambiantes.

La necesidad de mejorar la formación docente se vio acrecentada por el avance de la pandemia. Ya en octubre de 2019, el 53 % de los niños y niñas de 10 años en países de ingreso bajo y medio no podían leer ni comprender un texto sencillo. La pandemia de COVID-19 está agravando la crisis mundial de aprendizaje y, además, ha interrumpido la enseñanza para más de mil millones de estudiantes en todo el mundo.

Se calcula que los largos períodos de cierre de las escuelas podrían aumentar la tasa de pobreza en el aprendizaje hasta el 63 %, lo que tendría importantes efectos negativos en el aprendizaje y el desarrollo del capital humano. Los Estados han tratado de reducir al mínimo los efectos negativos de la crisis empleando soluciones de aprendizaje a distancia.

No obstante, mientras los gobernantes ejecutan estos planes, los docentes asumen la carga de impartir una educación de alta calidad, a pesar de no contar con la preparación ni el apoyo para hacerlo eficazmente.

2021001517SPAspa004_Teachers_for_a_Changing_World_Spotlight_Overview

Deja un comentario