El Rotary Club encabezó un nuevo foro por la Educación

Con la presencia del especialista en educación Gustavo Iaies y el reconocido infectólogo Dr. Eduardo López, se llevó a cabo un nuevo foro por la Educación que abordó problemáticas actuales en el contexto de pandemia.

0
488

En los últimos años, la educación en Argentina se ha ido degradando, logrando acentuar cada vez más las diferencias en relación a la calidad educativa de los distintos sectores sociales, siendo una de las principales preocupaciones de los argentinos al igual que la inflación, la corrupción, el desempleo y la inseguridad.

Atento a esta problemática que se ha visto agravada por la pandemia global del Covid-19, el Rotary Club de Buenos Aires desarrolló un nuevo foro por la Educación, dirigido a padres, docentes y la comunidad en general, con el objetivo de asistir y guiar el retorno a las aulas de manera presencial, brindar orientación epidemiológica y compartir su visión para desarrollar planes de recuperación e inserción escolar eficaces.

En esta oportunidad, el especialista en educación Lic. Gustavo Iaies fue quien estuvo a cargo de la presentación de una nueva edición del foro y destacó: “La escuela es un factor por demás importante en la vida de los niños y adolescentes. Esta institución es un dador de nueva información que ayuda, entre otras cosas, a poder pensar y entender, a poder lograr un crecimiento. El arribo de la pandemia y la posterior cuarentena, generó que ese vínculo entre la escuela y los niños se interrumpa. Con lo cual debemos volver a trabajar a fondo esta relación para que la escuela pueda volver a tomar el rol que tenía previo a la cuarentena. Es necesario reconstruir esa alianza para recuperar el tiempo perdido por los chicos durante todo este año. En ese sentido la conexión Padres- Maestros es fundamental”.

Y agregó: “Hemos ganado en algunas innovaciones que hay que mirar con cuidado. Si bien los niños pudieron trabajar, en algunos casos, de manera autónoma a través de distintas herramientas digitales, nada reemplaza a la interacción con sus compañeros en la escuela. Considero que queda mucho trabajo por hacer y en este sentido el aporte del Rotary Club de Buenos Aires es fundamental para recuperar lo que hemos perdido”.

Por su parte, el Dr. Eduardo López, reconocido infectologo, fue el encargado de abordar la problemática desde el punto de vista epidemiológico, haciendo foco en los riesgos y cuidados que padres y docentes deben tener en cuenta para el retorno a las aulas de manera segura. En este sentido, López expresó: “En primer lugar quiero agradecer al Rotary por brindarme este espacio. En una pandemia como la que estamos viviendo, se rompen los modelos clásicos y esto es un punto importante a tener en cuenta. Argentina está cerca de alcanzar el millón y medio de casos. Sin embargo, solo el 10% de la población total que ha tenido el virus es de corta edad, evidenciando que el coronavirus en niños tiene un rol menor que en los adultos. Si bien son transmisores de la enfermedad, la tasa de mortalidad en este tipo de casos es muy baja”.

Y concluyó: “La lección aprendida es que no podemos mantener por períodos prolongados las escuelas cerradas. La reducción del tiempo de aprendizaje fundamentalmente en los primeros años de vida puede afectar la capacidad de aprender y el crecimiento cognitivo. Individuos que tienen acceso tardío a la educación evidencian un desarrollo posterior mucho más difícil, con lo cual el cierre de las escuelas afecta no solo a la equidad, sino también a la educación, el desarrollo y la salud del niño. La escuela es un elemento de contención para todos los niños y en Argentina estamos obligados a volver a valorizar el rol que esta institución aporta a la sociedad en su conjunto”.

Esta nueva edición del foro por la educación, se enmarca dentro de las distintas acciones con las que el Rotary Club de Buenos Aires contribuye para abordar problemáticas del mundo actual tales como el analfabetismo, las enfermedades, la pobreza y el hambre, la falta de agua potable y el deterioro del medio ambiente, entre otras.

Con el propósito de generar oportunidades equitativas en distintas partes del país y del mundo, empodera a las comunidades para que apoyen programas de educación básica, permitiendo reducir la disparidad de género en la educación y aumentar el alfabetismo entre los adultos.

Asimismo, mediante el aporte voluntario de los socios, la entidad otorga becas a alumnos de educación primaria pública, donde cada socio aportante apadrina un becado y hace el seguimiento de su desarrollo para lograr brindar nuevas oportunidades a quienes más necesidades tienen.

De esta manera, el Rotary Club de Buenos Aires continúa con su intensa labor permitiendo que la educación en nuestro país adquiera un rol fundamental, al entender que es una de las vías de acceso a más y mejores oportunidades para lograr un crecimiento sostenible en el tiempo.

- Publicidad -

Deja un comentario