El desafío de educar profesionales a distancia

Especialistas del Instituto Universitario del Hospital Italiano cuentan cómo es educar profesionales de salud en contexto de pandemia.

0
410
- Publicidad -

La formación en el campo de la salud siempre tuvo dos grandes objetivos: capacitar a profesionales en las habilidades propias de la disciplina y la adquisición de destrezas de comunicación con el paciente y su familia. A su vez, la Educación Superior en general presenta un gran desafío que es la formación en un escenario de constantes cambios: nuevas demandas del sector, nuevas maneras de enseñar y de concebir el aprendizaje, la internacionalización y globalización de carreras y los procesos de digitalización, entre otros.

El Instituto Universitario del Hospital Italiano (IUHIBA) se enfoca en carreras de grado, posgrado, especializaciones, maestrías, doctorados, cursos y jornadas vinculadas a la salud. Históricamente el IUHIBA cuenta con un campus virtual, a través del cual se han ofrecido capacitaciones para la formación de docente y cursos en línea, y que estos últimos años acompañó la virtualización de las carreras.

La pandemia tiene particular impacto en nuestra institución porque nuestros estudiantes y docentes forman parte de diversas profesiones del equipo de salud, en muchos casos a cargo de la primera línea de atención” asegura Roberta Ladenheim directora de Posgrado “Por otra parte entre nuestros estudiantes hay un 60% de mujeres donde pudimos observar que la pandemia tuvo un impacto particular por el equilibrio entre el estudio y el trabajo del ámbito doméstico”.

Así es que, para hacer frente a este escenario disruptivo, de alta incertidumbre, el IUHIBA puso en funcionamiento institucionalmente una variedad de estrategias que permitieron la continuidad académica en un ambiente seguro para estudiantes, docentes y pacientes. Reconociendo los factores de estrés que están enfrentando los estudiantes con respecto a su futuro, su formación y sus objetivos, sin perder de vista el alcance de los objetivos de los programas de formación y los requerimientos de los entes acreditadores.

Al comenzar la pandemia, tuvimos que promover la gestión inmediata de toda la institución de manera remota, con escasa o nula información sobre el contexto de aislamiento. De una manera creativa y pensada para el corto o mediano plazo” agrega Virginia Jalley vicedirectora del Posgrado “Sostener la continuidad de cada programa implicó la virtualización académica para lo cual la institución desplegó un plan de formación docente para la digitalización y el acompañamiento de equipos tecnopedagógicos a cada propuesta, quienes pudieron orientar no solo en el uso educativo de las tecnologías, sino también en decisiones curriculares a nivel de organización de cronogramas de cursadas, de objetivos de actividades, del modo de evaluación, entre otros”.

Pese a la pandemia, el 100% de las carreras del IUHIBA continuaron funcionando y hoy poseen la inscripción abierta para el próximo ciclo donde la virtualización cobra un lugar muy importante. Más de 50 profesionales han logrado graduarse de las carreras de Posgrado  de Medicina en este período por la posibilidad de realizar sus defensas de tesis o trabajos finales en modalidad en línea, algo que no era posible previamente y que llegó para quedarse.

Llegando el fin de año y aunque el escenario epidemiológico no nos da certeza absoluta de lo que pasará en los próximos meses, hacemos un balance positivo de un año convulsionado. Creemos que aún con lo disruptivo del proceso y con el esfuerzo de los equipos, muchas de las intervenciones que se activaron van a quedarse para mejorar la formación o son inspiradoras de cambios que quieren implementarse” concluye Roberta Ladenheim directora de Posgrado.

- Publicidad -

Deja un comentario