Hipoacusia: Algunos consejos para la convivencia en el aula

Comenzaron las clases y muchos padres y docentes se siguen preguntando cómo hacer para que la escuela se vuelva un espacio cada vez más inclusivo.

0
709
- Publicidad -

Para los niños que sufren de hipoacusia es de vital importancia que la familia y la comunidad educativa puedan acompañarlos en este proceso y estimular el desarrollo del lenguaje y del aprendizaje, sin perder de vista sus necesidades y particularidades.

Tal como lo explica Micaela Constanzo, Fonoaudióloga de MED-EL, “la hipoacusia es una enfermedad que se manifiesta con la pérdida o la disminución de la capacidad de percibir estímulos sonoros, es decir  con la disminución de la capacidad auditiva. Es por ello que quienes la padecen escuchan menos que el resto de las personas”. 

Por lo general, los niños que padecen esta patología necesitan más atención por parte de los docentes, así como también de otras estrategias pedagógicas que los ayuden a aprender y a poder integrarse. En este sentido, es necesario destacar la importancia de la educación inclusiva. Tal como la define la UNESCO, se trata del proceso de identificar y responder a la diversidad de necesidades de todos los estudiantes, a través de la mayor participación en el aprendizaje, reduciendo la exclusión en la educación.

Más que el tipo de institución educativa a la que asisten los niños/as que tienen hipoacusia, hay que tener en cuenta la calidad de la experiencia, que tiene que ver con la forma de apoyar su aprendizaje y su participación en la institución. Para ello, Micaela Constanzo brinda algunos consejos útiles para que los docentes puedan aplicar en el aula:

  • Desde la escuela se debe impulsar la concientización sobre la importancia de realizarse estudios de diagnósticos, incluyendo la inmunización contra la rubéola y otras enfermedades prevenibles.
  • Mejorar la acústica del aula: Se sugiere implementar formas de reducir el ruido, como cerrar puertas y ventanas e incorporar alfombras y cortinas para minimizar la reverberación.
  • Ubicar al alumno lo más cercano posible al docente, donde pueda tener una visión general del aula que también debe estar bien iluminada.
  • Utilizar recursos visuales como esquemas en la pizarra, presentaciones Power Point o dibujos. Es de gran ayuda facilitar material por escrito con anterioridad, ya que el alumno con pérdida auditiva podría presentar dificultad para escuchar y tomar apuntes al mismo tiempo.
  • Tratar de no dar la espalda al alumno durante una explicación.
  • Asegurarse de que haya comprendido las explicaciones e incentivarlo a que pregunte, si tiene dudas.
  • Facilitar algunos consejos al resto de los alumnos sobre cómo comunicarse con su compañero.
  • Fomentar valores de colaboración y respeto, evitando aquellas conductas de sobreprotección o rechazo.
  • Realizar actividades en parejas o grupos reducidos para facilitar la comunicación del alumno con sus compañeros.
- Publicidad -

Deja un comentario