Profesionales de la educación y la salud compartieron una jornada sobre bullying

0
983
- Publicidad -Olimpíadas Matific

Argentina Cibersegura y el Equipo Antibullying Argentina realizaron una jornada para profesionales de la educación y la salud, destinada a ofrecer herramientas para prevenir y saber cómo actuar ante casos de bullying, cyberbullying y grooming. La misma se desarrolló a fines de octubre en el Hotel Abasto y contó con la presencia de más de 200 asistentes. Sobre Tiza acompañó a ambas organizaciones en la difusión y convocatoria de este encuentro y en este artículo ofrece un resumen de algunas de las exposiciones de la jornada.

Argentina Cibersegura aportó su vasta experiencia en el campo de la seguridad informática y la privacidad online, además de su fuerte dedicación en el campo de la legislación en relación a este tipo de cuestiones, y el Equipo ABA se enfocó principalmente en cómo es posible intervenir en las instituciones educativas y en cómo trabajar en conjunto con los diferentes actores de la comunidad educativa cuando se detectan casos de acoso escolar.

En el primer panel, Candelaria Irazusta, Directora General de Equipo ABA, señaló que el bullying no es una problemática nueva, sino que siempre ha habido casos de acoso escolar. No obstante, muchos de estos casos en los que los compañeros se juntan para molestar a otros se consideran como “cosas de chicos” y las instituciones no toman medidas para que algo que puede parecer puntual no se convierta en una cuestión de acoso continuo y con consecuencias graves. “El bullying tiene efecto en los acosados, pero también en los acosadores y en los que toman el rol de espectadores y en todo el ámbito educativo en el que se desenvuelven”, afirmó.

Bortnik, Irazusta y Racciatti

En este sentido, explicó que las situaciones de acoso pueden llegar a generar miedos crónicos, cambios en el carácter o en las prácticas de los chicos. Por esa razón, el Equipo ABA cuenta con planes de intervención que contemplan el trabajo no solo con los chicos, sino, en primer lugar, con el equipo de directivos y padres. “La sensación de desesperanza de los chicos cuando no son escuchados por los adultos puede dar lugar a que piensen en que el suicidio puede ser una solución para poner fin al hostigamiento”, subrayó.

También se refirió a la importancia de entender de qué hablamos cuando nos referimos al bullying. Se trata de uno de las cuestiones que pueden enmarcarse dentro de lo que entendemos como violencia escolar, pero que no son sinónimos. El bullying se manifiesta siempre entre pares, persiste en el tiempo con la intención de provocar daño, se da una acción intimidatoria, un desequilibrio de poder.  No obstante, se habla de un proceso dinámico. Acosadores y acosados pueden variar, no se trata de una etiqueta sino de un rol que se ocupa en un determinado momento.

Cuando encontramos algún caso de violencia entre docentes y alumnos no hablamos de bullying, así como tampoco es posible categorizar una situación como de acoso escolar en chicos menos a 7 años, dado que hay cuestiones que refieren a los procesos de desarrollo y crecimiento de las personas, en las cuales la intencionalidad del daño no puede aun entenderse como tal.

Cyberbullying

Los casos de bullying hoy se pueden ver aumentados a partir del uso de las redes sociales online. El potencial de las plataformas de interacción en línea abre un nuevo abanico que nos invita a pensar en los nuevos límites de injerencia de las instituciones educativas. Los establecimientos suelen delimitar, además de por horario, hasta donde llegan las fronteras físicas de su intervención en caso de problemas con sus alumnos., pero en el caso de internet, estas cuestiones se tornan más difusas.

Hernán Racciatti, Vicepresidente segundo de Argentina Cibersegura, hizo hincapié en que las redes aumentan la exposición de quienes son acosados. “Es muy importante entender cómo la práctica del acoso escolar se ve multiplicada por las redes sociales”, afirmó. Por eso es necesario que los adultos puedan encontrar momentos para poder conversar con sus hijos sobre los usos y el potencial de estas plataformas.

Desde cuestiones como la privacidad, quién puede acceder o no a las fotos, información, y también los modos de relacionarse a través de las redes sociales, son temas que deben ser tratados en la familia y en la escuela. Pero no se trata de imponer un uso, dado que la condición de adulto no implica un uso responsable de las redes, sino de comprender cuáles son los posibles escenarios que generan nuestras acciones en la red.

Grooming

En esta línea, Sebastián Bortnik, presidente de Argentina Cibersegura, se refirió a uno de los riesgos que hoy la expansión de los vínculos a través de la red nos obligan a atender: el grooming. La definición de qué es grooming fue uno de los principales debates a la hora de proponer un proyecto de Ley en el Poder Legislativo nacional. El grooming es toda situación en la que un adulto, a través de internet, hace que un chico realice acciones de índole sexual.

El ejecutivo señaló que este tipo de casos no son solo una cuestión de un chat, sino que se trata de un proceso que puede durar varios meses. Durante ese tiempo, el adulto encubre su verdadera identidad, simula ser un par, intenta generar confianza con el menor, e incluso puede ir develando parte de sus mentiras con la intención de concretar su objetivo.

El modo de entender al grooming, según Bortnik, no es que un adulto utilice un una red social como medio para engañar al niño o niña y concretar un encuentro o una situación de abuso físico. “Esta idea continúa pensando en que el mundo virtual no es real”, subrayó.

En algunos casos se trata de la venta y puesta en circulación de las imágenes de menores en redes de pornografía infantil a nivel mundial, lo que dificulta aun más la posibilidad de intervenir con la justicia, más allá que existen estrategias de colaboración entre las fuerzas públicas y organizaciones que se encargan de dar seguimiento a estos casos tanto a escala local como internacional.

Esta posibilidad de entender cómo actuar y cómo legislar el delito de grooming, llevó a que los profesionales de Argentina Cibersegura trabajaran directamente con las comisiones que se encargaron del proyecto de Ley que se presentó en la Legislatura para agregar el delito al código penal. No obstante, si bien se elaboró un nuevo documento el Senado de la Nación aprobó la primera versión en la que se modifican algunas cuestiones referidas a la pena y a la tipificación del delito.

Desde Sobre Tiza les recomendamos que conozcan la página de Argentina Cibersegura en donde podrán solicitar charlas gratuitas para que algún representante vaya a su institución, o también para formarse como voceros de la organización. Por su parte el Equipo ABA también ofrece cursos y materiales para quienes deseen conocer más sobre la temática del bullying.

- Publicidad -

Deja un comentario