El valor de la inteligencia de niños y jóvenes

0
842
- Publicidad -

El pasado 9 de abril, la Red Argentino-Americana para el Liderazgo (ReAL), junto a CREAIDEA, MENSA Argentina y la colaboración de ICANA y CEDALP, organizaron un evento denominado “El valor de la inteligencia de niños y jóvenes. Un plan para identificar y recuperar talentos”. En esta nota se intentará brindar un acercamiento a los conceptos y datos que fueron revelados en dicho contexto, con el objetivo de que todos los docentes -y quienes trabajan en el ámbito educativo- puedan encontrar en ellos herramientas que les permitan identificar niños y jóvenes con superdotación.

La superdotación es una habilidad intelectual significativamente superior a la media. La superdotación existe en el 2% de la población, sin embargo, la identificación por parte de los agentes que pueden hacerlo todavía es dificultosa, como consecuencia de la falta de conocimientos y la gran cantidad de mitos creados a su alrededor.

Detección e identificación.

Como primer paso, es importante diferencias estas dos instancias. La detección es el momento en que se observa la posibilidad de que un niño o joven posee altas aptitudes intelectuales, y puede estar a cargo de cualquier persona del entorno del niño o joven. La identificación, en cambio, es un trabajo que debe ser realizado por psicólogos o psicopedagogos, responsables de verificar la detección.

¿Quiénes están a cargo de la detección? Las estadísticas marcan que el 77% de los casos fue identificado por los padres, el 10% por docentes, un 8% por médicos y un 5% por algún otro agente. En ese sentido, también es importante destacar que el 48% de los casos fueron detectados entre los 2 y los 4 años de edad del niño; mientras que un 40% fue entre los 3 y 7 años. El porcentaje restante fue detectado en otra franja de edad.

Sobre todo para docentes y padres, pero también útiles para todos, a continuación algunos ítems que pueden ayudar en la detección:

  • Aprenden a leer antes que el promedio
  • Aprenden el abecedario a los 2 años de edad
  • Comienzan a leer a los 3 o 4 años de edad
  • Aprenden a partir de una lectura funcional
  • No deletrean ni silabean en el aprendizaje. Aprenden de corrido.
  • Aprenden a escribir normalmente en mayúscula pues el trazo
  • Tienen interés temprano por los números
  • Elevada capacidad de memoria
  • Intereses profundos y variados
  • Búsqueda de la compañía de los adultos
  • Elevado sentido de justicia
  • Baja tolerancia a la frustración

Rompiendo mitos

Generalmente se cree que los chicos con capacidades superiores son los mejores alumnos de la clase, sin embargo, eso no es así. De hecho, las estadísticas marcan que solo el 23% de ellos son muy buenos, un 15% regular y un 15% dentro del promedio. El resto puede, en muchos casos, inclusos ser malos alumnos como consecuencia, por ejemplo, del aburrimiento.

En los ámbitos educativos, otro error muy común es que estos chicos son genios. Como consecuencia, y como en la escuela no existen genios, la detección no se produce. También se suele confundir capacidad con rendimiento y se espera que la superdotación vaya acompañada con buena conducta.

“La inteligencia de niños y jóvenes es el principal capital para el futuro de todo país y de la entera humanidad. Sin embargo, pese a esto, aún falta concientizar a la sociedad acerca de este extraordinario elemento, para evitar su desperdicio y para valorarlo, promoverlo, cultivarlo y hacerlo florecer, en pos de un mundo mejor”.

- Publicidad -

Deja un comentario