Ahí va el Capitán Beto, por el espacio

0
740
- Publicidad -Olimpíadas Matific

Puesta a punto del “Capitan Beto” antes de su viaje al espacio. [Foto: gentileza Satellogic]
Puesta a punto del “Capitan Beto” antes de su viaje al espacio. [Foto: gentileza Satellogic]
Mirar al cielo y cantar “ahí va el Capitán Beto” ya no implica sólo recordar aquellas canciones que nos dejó Luis Alberto Spinetta, sino que ahora es todo un hito del avance de la ciencia en manos argentinas. Capitán Beto es también el nombre con el que se bautizó al primer nano satélite nacional que entró en órbita el viernes pasado.

Este desarrollo fue financiado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva y producido por la empresa Satellogic en colaboración con INVAP. El CubeBug-1 pesa 2 kg y fue concebido, diseñado y fabricado en el país. Tanto el software como el hardware son de plataforma abierta y estarán disponibles para aficionados, universidades e institutos de investigación. El “Capitán Beto” es el primero de una nueva plataforma de nano satélites de industria nacional, con fines educativos y científicos y servirá para demostrar el funcionamiento de esta tecnología en órbita.

Según Emiliano Kargieman, CEO de Satellogic y responsable del proyecto, “la puesta en órbita del primer satélite de esta plataforma nos pondrá un paso más cerca de nuestro objetivo de democratizar el acceso al espacio”.

El especialista señaló que muchos de los materiales que se utilizaron para construir el dispositivo son tecnología de fácil acceso como la que se utiliza para fabricar teléfonos celulares y computadoras, que fueron modificados para construir componentes espaciales como una computadora de a bordo, una rueda de inercia y una cámara de baja resolución que tomará imágenes de la tierra y las estrellas.

Para Kargieman “la posibilidad de fabricar satélites mil o diez mil veces más baratos que los satélites tradicionales marca un hito en la historia de la industria satelital. Hasta hoy, los costos de cualquier emprendimiento eran tan altos que redundaban en poca innovación para la industria. El CubeBug puede ser diseñado y fabricado por estudiantes universitarios en un cuatrimestre”.

Los nano satélites poseen múltiples aplicaciones científicas como la observación de la tierra (clima y atmósfera) y las estrellas, la prueba de desarrollos tecnológicos como sensores, investigaciones biológicas (reacciones metabólicas, nuevos medicamentos), prueba de nuevos materiales como cristales y funciones educativas.

El CubeBug-1 fue puesto en órbita junto al satélite ecuatoriano NEE-01 Pegaso, el primer satélite en la historia de ese país, ambos se convirtieron en los dos primeros nano satélites de Latinoamérica. El lanzamiento se realizó mediante un cohete LongMarch 2 y fue monitoreado desde el Radio Club Bariloche en San Carlos de Bariloche. La órbita del Capitán Beto estará a 650 km alrededor de la Tierra.

La plataforma tecnológica para nano satélites fue financiada en parte por la cartera de Ciencia mediante una inversión de $6.300.000. Consiste en diseños, calificación en tierra y en vuelo de los satélites, generación de proveedores locales de componentes y equipos que permitan a usuarios académicos o institucionales, la fabricación y uso de satélites para fines de experimentación científica, imágenes, comunicaciones y demostraciones tecnológicas.

- Publicidad -

Deja un comentario