La Fundación Clementina realizó el Foro de Educación y Tecnología

0
684
- Publicidad -

Durante el Foro de Educación y Tecnología, organizado por la Fundación Clementina, especialistas debatieron sobre como responder a la brecha existente entre el desarrollo de la Industria de base Tecnológica y las limitaciones del sistema educativo en Argentina.

Carlos Pallotti, Presidente de Fundación Clementina, abrió el debate con la pregunta ¿Es coherente apostar a una actividad económica que demanda profesionales calificados cuando estos no están siendo educados por las universidades en la cantidad que el mercado parece requerir? Según el empresario “si Argentina procura continuar desarrollando su industria tecnológica, es imperioso encontrar posibles caminos de acción para generar una oferta educativa acorde a las expectativas de la demanda”.

Asimismo, reconoció que cada día la economía basada en la tecnología toma mayor una relevancia en nuestro país, en América Latina y en el mundo. “Para los próximos años se augura la continuidad de esta tendencia debido a la demanda generada en el mercado internacional. Argentina decidió impulsar esta rama de la industria y lo está haciendo con algunos éxitos notorios pero, de no contar con una mirada a largo plazo en materia de educación productiva hará que seamos nosotros mismos quienes pongamos un cepo al crecimiento económico, social y cultural de nuestro pueblo”.

El Foro convocó a destacados especialistas en economía, sociología, pedagogos, políticos y empresarios quienes analizaron esta realidad a través de diferentes ejes temáticos: RR.HH, Economía y Educación. Algunos de los panelistas fueron Bernardo Kosacoff, economista; José Luis Roces, Consejero del ITBA; Juan José Llach, Economista, Sociólogo, Ex Ministro de Educación de La Nación; Andrés López, Economista y Director del CENIT, José María Louzeau, presidente de CESSI; y Luis Alberto Quevedo, profesor e Investigador de FLACSO.

En lo que refiere a Recursos Humando, se acordó que el factor determinante en la capacidad productiva de los países que eligen correr la carrera tecnológica es, sin duda, el capital humano. Quienes no posean profesionales capacitados para continuar creciendo, investigando y dando respuesta a las necesidades del mercado podrán ofrecer servicios de excelente calidad pero perderán en competitividad respecto de sus vecinos.

En el marco de la macro y micro economía, se dejó en evidencia la importancia en que haya un cambio en la matriz de exportación de servicios. Fue analizado el impacto la exportación de servicios profesionales e informáticos. Su crecimiento exponencial durante la última década modificó la estructura de la matriz productiva y de la demanda en nuestro país, elemento que impacta positivamente en la balanza de pagos de la nación.

Por último, se debatió sobre la oferta académica. Cada dos años se renueva el conocimiento de la sociedad sobre el uso de la técnica, es decir, sobre la tecnología. Esto hace que, por un lado, toda carrera de grado con un mínimo de 4 años de duración tenga su currícula desactualizada antes de que haya siquiera un egresado. La lógica debiera funcionar a la inversa, debe capacitarse desde y partir de la investigación permanente.

Además, los oradores identificaron la necesidad de estimular el interés de los estudiantes en carreras que formen recursos humanos que sean de una necesidad estratégica para el desarrollo del país. Actualmente, el número de inscriptos en matemática, ciencias y/o ingeniería se encuentra muy por debajo de la media de inscriptos de las carreras de ciencias médicas y filosofía y letras. Sin contar que además es en el campo de la ciencia dónde actualmente – y en el futuro- existen mayores oportunidades de desarrollo profesional.

- Publicidad -

Deja un comentario