Tablets en Educación: Oportunidades y desafíos en políticas uno a uno

0
1704
Tablet XO 3.0
Tablet XO 3.0
- Publicidad -

El jueves pasado Laura Marés, secretaria ejecutiva de la Red Latinoamericana de Portales Educativos (RELPE), presentó los resultados del estudio “Tablets en Educación” ante un grupo de especialistas e investigadores dedicados a la temática. En el informe se analizaron diferentes casos de implementación de tablets en la educación sin perder de vista las principales ventajas y desventajas del uso de este tipo de dispositivos como herramienta didáctica. El informe se encuentra disponible para su descarga en la Sala de Lectura del Instituto Iberoamericano de TIC y Educación (IBERTIC), en la sección Investigaciones y Estudios.

El análisis de la especialista busca escapar a la afirmación que pregona que la incorporación de tablets es un proceso natural de la integración de TIC en la Educación. Porque si bien la incorporación de dispositivos digitales individuales para alumnos y docentes de los distintos niveles educativos se está transformando en una tendencia mayoritaria en las actuales políticas gubernamentales de inclusión digital, inclusión social y de mejoramiento de las oportunidades educativas de los sistemas educativos de Iberoamérica, no se trata de reemplazar un dispositivo por otro en base a la oferta del mercado.

No obstante, las ventajas de la nueva generación de tablets, tales como su portabilidad, interacción táctil y batería de duración prolongada, generaron no pocas expectativas entre los responsables de políticas públicas en educación, en particular, en aquellos países actualmente involucrados en programas de dotación masiva de equipamiento a alumnos y docentes, comúnmente denominados “modelos 1 a 1”.

Pero no todo es color de rosa. Analizando un poco más, Marés señala que las tabletas también cuentan con ciertas desventajas y limitaciones, Algunas de las señaladas son su limitada capacidad de almacenamiento, su compleja adaptación para la generación de contenidos con una considerable extensión de texto (el teclado táctil no es tan efectivo en estos casos), su fragilidad y desgaste rápido, la escasa posibilidad de realizar actualizaciones, vislumbrando una tasa de obsolescencia más alta que otros equipos, y también su costo.

Por otro lado, “la realidad es que la posibilidad de contar con la conectividad a Internet inalámbrica en una escuela, en un ancho de banda suficiente para abastecer las tablets de todos los alumnos, es prácticamente una utopía en cualquier país bajo análisis”, afirmó Marés en el informe.

Uno de los puntos que resulta interesante destacar es el que se refiere a la producción de contenidos educativos para ser utilizados en tabletas. “Existen actualmente decenas de miles de recursos educativos desarrollados para tablets con fines educativos, así como guías de uso y propuestas para docentes basadas en las distintas plataformas, pero en particular para el formato Ipad. De todas formas, la oferta es sustantivamente menor que la disponible en Internet, e incluso, que la existente en formatos offline, como CD, DVD”.

Por otra parte, el escenario de contenidos digitales es una mezcla de propuestas aisladas, generadas por particulares o empresas, “y en las que se carece de la catalogación y validación oficial con la que hoy cuentan gran cantidad de recursos educativos digitales, como en el que caso de los que presentan los portales miembros de RELPE”.

Otro punto central que se encuentra entre las conclusiones del informe es el de la traducción. Una lectura del uso de tablets en educación permite suponer que los elementos de juicio para valorar las prácticas actuales, todavía están condicionados por las formas de analizar y modelizar los datos de la realidad, sobre la base instrumental ligada a la lectoescritura del libro.

“Queda el interrogante entonces, de si los nuevos usos no están en sí mismo gestando nuevos contenidos o sentando las bases para poder elaborarlos. Será interesante observar con detenimiento las reacciones de los niños y jóvenes y los primeros resultados de las experiencias actualmente en curso, en las que la determinación de las mejores prácticas pasa, necesariamente, por trabajar con el método de acercamiento progresivo y elaboración de respuestas cada vez mejor informadas para obtener, a partir de la recolección y sistematización de los relatos, nuevas conclusiones acerca del nivel de apropiación de alumnos y docentes, la pertinencia pedagógica y los resultados obtenidos”, concluyó Marés.

- Publicidad -

Deja un comentario