Discapacidad y el derecho a educarse en igualdad de condiciones

La influencer de la inclusión, Daniela Aza, dialogó con Sobre Tiza, y expresó “las personas con discapacidad tienen derecho a educarse en igualdad de condiciones".

0
260
- Publicidad -

Respecto al acceso de las personas con discapacidad a las escuelas, la comunicadora social e influencer de la inclusión, Daniela Aza, expresó a Sobre Tiza que “todos y todas tienen derecho a educarse en igualdad de condiciones. Es un gran debate que nos debemos como sociedad de sentarnos todos los sectores y actores”. Asimismo, destacó que los establecimientos y la familia deben complementarse mutuamente, ya que “no sirve una sin la otra”.

La discusión sobre la accesibilidad de las personas con discapacidad no es un tema nuevo. Muchos son los lugares en el país que aún requieren de preparación para incluir a toda la población. Así las cosas, el ámbito educativo no es ajeno a esta problemática, sino que, muchas veces, puede reproducir privilegios y segregaciones.

“El derecho de las personas con discapacidad a acceder a la escuela es el gran debate que nos debemos en la sociedad”, dijo Daniela Aza en diálogo exclusivo con Sobre Tiza, y señaló que, a la hora de pensar la integración, se deben tener en cuenta las individualidades de cada uno.

En ese sentido, “es necesario tomarse el tiempo y pensar en las singularidades de cada persona, de decir, si puede incorporarse sin impedimento alguno a la escuela inclusiva (común). Éstas muchas veces no tienen las herramientas de formación o apoyo y termina por no aceptar a alguien con discapacidad. En ese contexto, muchas personas terminan en escuelas especiales, porque no cuentan con lugar en la institución tradicional. Ahí viene el rol del Estado de construir leyes para que la decisión no sea algo optativo, sino que se cumpla y que las escuelas garanticen la escolaridad de todas las personas”, subrayó.

La especialista hizo referencia a la Ley 26.206 de Educación Nacional, que garantiza la educación en igualdad de condiciones a las personas con discapacidad. Por ello, “no es una opción o un privilegio; la educación es un derecho y todas las personas deben tener derecho a acceder en igualdad”.

De ese modo, “la escuela y la familia deben complementarse mutuamente; una no sirve sin la otra, al mismo tiempo que lo niños se insertan en la escuela, ésta tiene que hacerse cargo de las diferencias”, afirmó.

Cómo pensar la diversidad e inclusión en la educación

La diversidad y la inclusión “constituyen un eje muy importante; hoy hay mucha información y avances, pero todavía falta el involucramiento de educadores, docentes y toda la pata profesional que debería generar más iniciativas y políticas en pos de la integración, para educar, deconstruir y visibilizar”, remarcó Daniela al Portal.

De todos modos, convocó a no bajar los brazos, ya que “desde lo particular podemos hacer mucho. Padres madres, familiares pueden generar iniciativas para involucrar con las personas con discapacidad, desde la diversidad, y no desde la lástima”.

Las personas con discapacidad son como cualquier persona: nacen, se desarrollan, son adolescentes y, luego, llega la adultez en la que nunca se piensa. Es responsabilidad de todos pensar la discapacidad como parte de la diversidad. Se trata de un asunto social que debe ser abordado desde la sociedad. Es tarea de cada uno de nosotros, ya sea desde el trabajo, la casa, la escuela y los medios de comunicación trabajar en un futuro más inclusivo de todas las personas”, resaltó.

Asimismo, llamó a “estar abiertos a las preguntas de los niños y las niñas, ya que constituye una oportunidad para enseñar y aprender. Hay que hacerse cargo del interrogante e invitar a empatizar y explicarles de la mejor manera que ese niño es igual a él solo que hace las cosas de manera diferente, tanto para ámbito familiar y educativo”, manifestó.

Quien es Daniela

Daniela Aza tiene 37 años y nació con Artrogriposis Múltiple Congénita (AMC), un síndrome neuromuscular que afecta a una de cada tres mil personas. Entre otras complicaciones, la condición afecta a las articulaciones, generando contracturas y malformaciones en miembros inferiores y superiores.

Cuando nació, los médicos le dijeron a su madre y padre que era probable que no caminara. “Ahí empezó un trabajo duro, de mucho esfuerzo para sacarme adelante. Implico 15 cirugías, tratamiento, contención y lucha contra los obstáculos de la vida diaria en discapacidad”, contó Daniela.

Sin embargo, “hoy no solo camino, sino que tengo muchos trabajos. Me recibí para salir de ese lugar de víctima o de cómo nos encasilla la sociedad, cuando se dice que somos incapaces o que no podemos”. Sin embargo, no todo fue color de rosa sino un camino de claros y oscuros.

Su camino como influencer empezó en 2018, “cuando decidí volcar mi historia y vivencias con como mujer con discapacidad y empezar este camino maravilloso que es comunicar a través de redes sociales con @shinebrightamc, dijo al Portal.

- Publicidad -

Deja un comentario