Declaración de París: Piden mayor inversión en Educación

Los jefes de Estado y los ministros de más de 40 países acordaron este miércoles en la Declaración de París un llamamiento mundial para aumentar la inversión en educación.

0
187
- Publicidad -

Más de 40 Estados miembros de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura adoptaron este miércoles la denominada Declaración de París, para convocar a la comunidad internacional a aumentar las inversiones en la educación, tras la crisis de la COVID-19.

La iniciativa propuesta por la Unesco y el gobierno de Francia contó con un rápido respaldo, tras la celebración en esta capital de un foro encabezado por la directora general del ente multilateral, Audrey Azoulay, y el presidente Emmanuel Macron, quienes abordaron el impacto de la Covid-19 en la educación y la urgencia de priorizar la recuperación de este sector.

«Si no invertimos en ella ahora, el costo será mucho mayor para las generaciones venideras», advirtió la funcionaria en el encuentro, en la segunda jornada de la Conferencia General, uno de los tres órganos de la gobernanza de la Unesco, el cual sesionará hasta el 24 de noviembre.

En medio de la pandemia, 1.600 millones de niños y adolescentes quedaron fuera de la escuela. De ellos, 500 millones de estudiantes, principalmente en países del Sur, no tienen acceso a la enseñanza a distancia.

Ante esta situación, la UNESCO se movilizó rápidamente reuniendo a los Estados, las organizaciones internacionales y las empresas en el seno de una Coalición Mundial por la Educación, que permitió garantizar la continuidad educativa en 112 países.

A pesar de esta movilización sin precedentes, la situación sigue siendo preocupante. Según el último recuento de la UNESCO, las escuelas siguen cerradas total o parcialmente en 65 países, lo que afecta a 750 millones de alumnos.

En los países en los que se están reabriendo las escuelas, también es preocupante que algunos niños no vuelvan a clase. Este es el caso, sobre todo, de las niñas, cuya escolarización ya era un frágil logro en algunos países de renta baja. La Organización calcula que 11 millones de niñas en todo el mundo corren el riesgo de no volver a la escuela después de la pandemia.

Estos riesgos para la escolarización de los niños se inscriben en un contexto mundial de falta de inversión en educación. Desde 2015, los Estados Miembros de la UNESCO acordaron financiar la educación a un nivel de entre el 4 y el 6% del PIB o entre el 15 y el 20% del gasto público, pero la mayoría de los países aún no han alcanzado este umbral.

Además, parece que sólo el 1% del importe de los paquetes de estímulo posteriores a la COVID-19 se destina a la educación en los países de bajos ingresos y sólo el 2,9% en los países desarrollados.

 

Unesco difundió el Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo 2020

Repensar juntos nuestro futuro

En paralelo a la adopción de la Declaración de París, Audrey Azoulay y la presidenta de Etiopía, Sahle-Work Zewde, presentaron un nuevo informe sobre educación fruto de dos años de trabajo de una comisión internacional independiente que se basa en las contribuciones de más de un millón de ciudadanos y de la experiencia de 400 Escuelas Asociadas y 200 Cátedras UNESCO en todo el mundo.

El estudio titulado “Repensar juntos nuestro futuro: un nuevo contrato social para la educación” pide reformar los planes de estudio y los métodos de enseñanza teniendo en cuenta tres grandes cambios recientes en nuestras sociedades: los relacionados con la globalización, el desafío climático y la revolución digital.

El informe propone:

Una educación basada en los derechos humanos y el respeto a la diversidad cultural

La integración de la educación medioambiental en todos los programas escolares

El aprendizaje de las herramientas digitales que permitan inculcar a los alumnos tanto su dominio manual como el espíritu crítico y la distancia necesarios para su correcta utilización

 

 

- Publicidad -

Deja un comentario