Los estudiantes del siglo XXI pueden explorar y construir activamente su conocimiento, intercambiando y colaborando con otros, por lo que la comunicación, la creatividad y el pensamiento crítico adquieren un lugar clave en su formación. Pueden aprender con autonomía, identificar necesidades, investigar, resolver problemas y producir. Son capaces de evaluar su proceso de aprendizaje y el de sus compañeros en un ambiente de respeto y confianza mutua.  “Este movimiento de transformación, comienza a ser realidad. Los educadores comenzamos a visualizar y hacer otra escuela. Hay que empezar a trascender las barreras y estructuras culturales, y abrazar los nuevos aires de innovación y modelos educativos que buscan alcanzar la verdadera transformación”, afirma Luciana Alonso, directora de la Alianza que impulsa el modelo Eutopía.

El presente de la educación en Argentina no es alentador, y el nivel secundario es el más crítico, de acuerdo al último informe –“El camino hacia la graduación en secundaria: ¿una misión imposible?-, realizado por el Observatorio Argentinos por la Educación, solo el 60,7% de los estudiantes de primer año del nivel secundario llega al último año en el tiempo esperado; cada año son 57.023 los alumnos que repiten o directamente abandonan la escuela.  

“Es hora de reinventar la escuela, sin caer en el estereotípico de que la escuela tradicional nunca sirvió. Estamos hablando de otra cosa, de tomar lo mejor de aquella y traerlo a esta época para reformular las formas de enseñar, y desde allí se puede pensar el curriculum de diversas maneras. No es necesario esperar a los números negativos que se repiten año tras año sobre el nivel educativo argentino, para darse cuenta que las presentes y futuras generaciones de jóvenes están reclamando un cambio de modelo. Estamos en presencia de nuevos sujetos de aprendizaje que piden en voz alta mayor protagonismo. Los jóvenes son la razón del cambio y es por ello que deben ser escuchados”, agrega Alonso.

Eutopía está presente en 16 escuelas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y durante este año 2020, se sumarán 16 instituciones más que buscarán hacer realidad el sueño de que otra escuela y forma de aprendizaje es posible. Durante tres años,  41 directivos, 80 docentes en forma directa y de 800 en forma indirecta, pudieron trabajar en la conformación de otra manera de educar, de aprender y de experimentar desde la creatividad, un proceso de crecimiento y desarrollo diferente para más de 6.000 alumnos de escuelas secundarias.

“Eutopía se propone formar estudiantes de nivel secundario, que puedan desarrollar una actitud creativa, innovadora y proactiva, capaces de aprender y emprender durante toda la vida y adaptarse al mundo productivo, social y cultural que les toca vivir. En el marco de esta iniciativa, surge la necesidad de rediseñar la propuesta de la escuela tradicional en torno a un nuevo paradigma que cambiará todo, menos la esencia: una propuesta abierta al desarrollo humano”, señala Luciana Alonso.

Los estudiantes exigen una transformación de las experiencias educativas en el marco de una cultura y realidad abierta, flexible y en cambio constante. “Es hora de hackear la estructura escolar tradicional: hay que deja atrás modos de enseñanza orientadas a reproducir pasivamente conocimientos, a través de actividades como la copia o la repetición de resúmenes de texto. Para ellos, es necesario recuperar el sentido de aprender, las diversas ciencias ayudan a comprender la realidad y ese conocimiento disciplinar está presentes en nuestra vida cotidiana. Nos desafía a dar respuesta a problemas locales y globales que enfrentamos como sociedad:  Por ejemplo el coronavirus ¿cómo lo abordamos?. ¿Damos comienzo a las clases dando el sentido al curriculum desde este problema que afrontamos mundialmente y nos interpela, o damos clases según el programa pre-establecido?”, explica Alonso.

Deja un comentario