Alberto Fernández asumió hoy como presidente de la República Argentina. En su primer discurso, ante la Asamblea Legislativa, el primer mandatario dedicó un capítulo de su discurso a dar cuenta de las prioridades educativas que tendrá su gestión, y que serán impulsadas desde el Ministerio de Educación de la Nación, conducido por Nicolás Trotta y la viceministra Adriana Puiggrós.

Durante mi gobierno estableceremos las bases de un gran Pacto Educativo Nacional, con todos los actores de la comunidad educativa y de la sociedad”, expresó efusivamente Fernández.

En primer lugar, las preocupantes cifras en materia de pobreza, sobre todo en niños y jóvenes, sumado a las fuertes desigualdades en materia de acceso a educación, salud y empleo, fueron aspectos fundamentales señalados por Fernández. En este sentido, manifestó que se necesita que “toda la Argentina Unida le ponga un freno a esta catástrofe social”.

Hoy el desempleo afecta a casi un 30% de los jóvenes y, aún en tasas más altas, a las mujeres jóvenes. Hay más de 1.200.000 jóvenes que no estudian ni trabajan. Debemos garantizar el derecho al primer empleo, a través de becas solventadas por el Estado para que jóvenes se capaciten y trabajen en empresas, PyMEs, organizaciones sociales y de la economía popular y la agricultura familiar”, afirmó.

Pero uno de los aspectos más relevantes es la disminución del presupuesto destinado a educación en el presupuesto nacional (aún cuando desde la gestión de Mauricio Macri se afirma que esa disminución es producto de cambios en la coparticipación y una “devolución” de recursos a las provincias).

Ante la necesidad de reorientar recursos, Fernández señaló que reasignará los fondos reservados de la AFI y de las Fuerzas de Seguridad para financiar el Plan Federal Integral Contra el Hambre, conducido desde la cartera de Desarrollo Social a cargo de Daniel Arroyo.

La administración que hoy terminó, gastó un monto total de 9.000 millones de pesos en propaganda oficial. Un despropósito de propaganda estatal, en un país con hambre de pan y hambre de conocimientos. Queremos una prensa independiente del poder e independiente de los recursos que la atan al poder. Por eso, vamos a reorientar el presupuesto de publicidad del Estado bajo otros criterios. Queremos que dejen de servir a la propaganda del Estado para que pasen a servir al mejoramiento de la calidad educativa”, expresó.

Recomendamos leer Publicidad oficial: 22 provincias no informan a quiénes les asignan pauta Macri: “Nunca antes se gastó menos plata en pauta publicitaria que en este gobierno”.

Rápidamente, aclaró que no es una quita total de los recursos, dado que esa medida afectaría el movimiento empresarial de los medios periodísticos, pero se reorientarán. “Queremos que los avisos que pague nuestro gobierno, en lugar de hacer propaganda, contribuyan a mejorar el proceso de aprendizaje de nuestros jóvenes”.

Vamos a invertir el presupuesto de la publicidad oficial para publicar avisos en los medios que serán herramientas pedagógicas, que nos ayuden a mejorar el rendimiento educativo de nuestros jóvenes en todo el país. Tenemos que poner estos recursos al servicio del dictado de contenidos más accesibles y más adaptados a las demandas modernas”, continuó.

Para hacerlo, anunció que se realizará una convocatoria a las instituciones periodísticas de todo el país, “para que se sumen con su talento a esta propuesta y se comprometan junto a docentes, científicos, pedagogos y expertos en educación, bajo la consigna de mejorar la calidad educativa”.

También afirmó que el sistema de medios del Estado –radio, televisión, agencias de noticias, espacios culturales- contribuirá al propósito prioritario de garantizar “más y mejor educación para todas y todos”.

Por otra parte, Fernández hizo hincapié en que harán todos los esfuerzos necesarios para universalizar la educación de la primera infancia, desde los 45 días, y reducir las desigualdades en el acceso en todas las regiones de la Argentina. “No descansaremos hasta que un niño en una zona rural tenga el mismo acceso a una educación transformadora que una niña de un centro urbano, viva en el punto del país que viva”.

Vamos a tener como prioridad avanzar en la extensión de la jornada escolar, una iniciativa fundamental para romper las desigualdades de origen. Empezaremos por las escuelas a las que asisten niñas, niños y jóvenes de sectores que más necesitan del Estado, que ya no pueden esperar más”, continuó, haciendo foco en uno de sus fundamentos principales de su discurso: primero los últimos para luego llegar a todos.

Nada de esto será posible si no valorizamos a lo más importante de este sueño que tenemos entre manos: queremos que cada maestro y cada maestra deseen ser los educadores del futuro, el motor de cambio y transformación de nuestra sociedad. Mejorar las condiciones de trabajo y asegurar una formación inicial y permanente debe ser una prioridad” expresó.

Por último, Fernández realizó un repaso histórico por los hits que marcaron la educación en el país. “La Argentina se hizo valiosa cuando Alberdi y Sarmiento trabajaron para que la educación sea pública. Se hizo rica con la Reforma Universitaria. Se hizo más potente cuando el justicialismo declaró la gratuidad de la enseñanza universitaria”.

Reivindicó la investigación científica y tecnológica “porque ningún país podrá desarrollarse sin generar conocimientos y sin facilitar el acceso de toda la sociedad al conocimiento”. Por esa razón, la Ciencia y Tecnología vuelve a recuperar la jerarquía Ministerial que conquistó en 2011.

Deja un comentario