La CONADUH utilizó un sistema de videoconferencia para su Programa de Formación Docente

0
939
- Publicidad -Olimpíadas Matific

La segunda edición del Programa Nacional de Formación Docente (FODU) de la CONADU Histórica contó con la ayuda de un aliado tecnológico. La Federación que nuclea a asociaciones de docentes, investigadores de universidades nacionales utilizó el servicio de videoconferencias para aumentar el alcance de su capacitación y promover una jornada de trabajo colaborativo e interconectado, a través de la red que conecta a las casas de estudio de todo el país.

Entre el 6 y el 20 de marzo, con el objetivo de incentivar la construcción de un conocimiento colectivo a partir de la propia práctica docente, se realizaron diferentes jornadas en las que se analizaron las propias prácticas, problemáticas y desafíos docentes para que la generación de ese nuevo conocimiento pueda transformar la realidad y la relación entre las Universidades y la sociedad

En su primera edición, en 2012, el Programa de Formación se realizó con 4 puntos geográficos conectados por videoconferencia. Este año, gracias al avance de la tecnología y al desarrollo de la red RIU, pudieron conectarse en simultáneo más de 20 universidades por videoconferencia y cerca de 15 puntos vía streaming. Por el foco en la interacción y el intercambio de los participantes, el equipo de FODU denominó a esta actividad como “Videoconstrucción”.

Miguel Blasco, Coordinador del Programa FODU, afirmó que si bien todavía hay cierta brecha tecnológica desde el punto de vista docente para recorrer, esta experiencia les permite desmitificar el paradigma tecnologicista. “El eje central sigue siendo el proceso educativo, la tecnología es una mediación instrumental muy valiosa para este proceso”, señaló.

Para evitar contratiempos se realizaron pruebas técnicas con todas las universidades participantes, donde se testeó desde el funcionamiento tecnológico hasta la ubicación de las sillas y el ajuste de las luces de las salas. “El sistema funcionó muy bien y hay un soporte humano muy valioso. En todas las salas contamos con un referente técnico pero, además, trabajaron en el apoyo de esta actividad cerca de 45 personas, entre los equipos docentes, facilitadores, organizadoras, técnicos y responsables de filmación”, comenta Blasco.

Para llevar a cabo las diferentes jornadas, que tuvieron una alta cantidad de asistentes, hubo que dividir la actividad en dos bandas horarias. Con la coordinación desde la Universidad Nacional del Litoral (UNL), los participantes de cada lugar geográfico se reunieron en la sala de videoconferencia de su universidad cercana y luego se realizó una conexión grupal entre todas las regiones del país.

La dinámica de las jornadas incluyó talleres y otras actividades de integración, donde se focalizó en compartir experiencias entre los asistentes: todas las Universidades pudieron hablar, escuchar y participar. Para aquellas universidades o grupos de trabajo que no contaban con acceso a salas de videoconferencias, se coordinó un sistema de streaming más una sala de chat, para que pudieran ser parte de las jornadas desde cualquier computadora con Internet.

Blasco afirmó que el apoyo de la Asociación de Redes de Interconexión Universitaria (ARIU), no solo en materia tecnología sino de los compañeros que brindaron su soporte y acompañamiento para que estas jornadas se realizaran satisfactoriamente, fue de suma importancia. “La red tiene un potencial muy interesante y ojalá se siga utilizando”, subrayó Blasco.

- Publicidad -

Deja un comentario