- Publicidad -

El 30 de junio se celebra el Día Mundial de las Redes Sociales con el objetivo de que sean una herramienta que permita a la población mundial una mayor y mejor comunicación, así como un medio para mantenerse informado, utilizando una plataforma globalizada como es Internet.

En ese marco, «durante la pandemia y los largos confinamientos quedó demostrado la alta dependencia de conectividad a internet y la demanda de datos ha ido creciendo. En diversos sectores como educación, salud, administración pública, comercio, banca, diversión, industria y todos los demás sectores, hay una alta dependencia de estos servicios», expresaron desde Vertiv, empresa de hardware, software, análisis y servicios.

Cabe destacar que, desde enero del 2022, más de la mitad del mundo usa las redes sociales, entre los que se destacan los niños y niñas, por lo que es sumamente importante hacer un uso responsable y promover la concientización al respecto.

Según información del Portal Educ.Ar, un 76 % de la Argentina, 34 millones de personas, son usuarios de redes sociales. Un 6,9 % más respecto del 2019 y, dado el contexto mundial actual, se estima que continuará en ascenso.

El argentino y la argentina promedio destinan 3 horas 11 minutos del día a las redes, similar al tiempo de televisión. Estas son razones por la cuales las redes sociales poseen un valor potencial para educar más allá de las fronteras del aula o la clase, tanto como espacios de trabajo, encuentro o para continuar comunicados.

Si bien cada red social presenta sus características, complementarias a las otras, presentan algunas ventajas comunes en relación con la educación:

  • Mejoran la comunicación entre docentes y su clase: dado que los y las estudiantes ya se encuentran en las redes y conocen este lenguaje y sus códigos, lo cual genera fluidez en los vínculos entre educadores y alumnos.
  • Desarrollan la colaboración, una de las habilidades fundamentales del siglo XXI: el trabajo en equipo, más aún de forma remota, está definido por la UNESCO como una de las competencias necesarias para el desenvolvimiento de los y las estudiantes.
  • Fomentan la creatividad: las redes sociales son una fuente de información donde, tanto docentes como estudiantes, pueden buscar datos, conocimientos y experiencias compartidas, inspirándose para crear nuevos proyectos y nuevas formas de enseñar y aprender. Se trata, en definitiva, de un aprendizaje personalizado, autodidacta y empírico.
  • Propician el autoaprendizaje: la aproximación de los usuarios a las redes se realiza de forma intuitiva y exploratoria.

Si bien Internet y las redes, el mundo digital en su conjunto, tienen un enorme potencial educativo y son herramientas valiosas para contribuir a hacer efectivos derechos de la infancia como el derecho a la información o a la libertad de expresión. Sin embargo, presentan algunos riesgos sobre los cuales es necesario poner la lupa.

En primer lugar, hay que mencionar algunos conceptos claves a la hora de pensar las redes sociales y el uso de internet por parte de menores de edad, a saber:

Ciberbullying

El ciberbullying, o también llamado ciberacoso, es el uso de los medios digitales para hostigar, acosar, molestar, humillar o amenazar a una persona. Generalmente, se realiza entre pares. Las formas más comunes son a través de falsos rumores, videos y fotos humillantes o la creación de perfiles falsos para agredir a la víctima. Se expande viralmente por la Web, de manera masiva y a alta velocidad, además de que las agresiones en el ciberespacio pueden quedar ahí por mucho tiempo, por lo que resultan sumamente dañinas para quien las sufre.

¿Cómo se actúa frente al ciberbullying?

Mantener siempre la comunicación abierta para que las personas afectadas se sientan cómodas/os de contar lo que sucede en sus interacciones virtuales.

Hablar con ellos/as acerca de su actividad en internet y la importancia de comportarse adecuadamente, cuidando y respetando a las/os otras/os.

Recomendar no contestar provocaciones, sino ignorarlas, así como tampoco compartir, indicar “me gusta” o comentar contenidos que puedan incluir agresiones. Si evitamos estas acciones estamos contribuyendo a frenarlo.

Problematizar junto a ellos/as algún caso de ciberbullying de manera que comprendan en profundidad las consecuencias que puede llegar a tener.

Si un estudiante sufre de ciberbullying, preguntar y dialogar con él/ella para entender el proceso y el mapa global de la situación y buscar juntos posibles soluciones.

Aconsejar recopilar y guardar las agresiones para que un adulto pueda analizarlas y comprender sus implicancias.

Grooming

El grooming -en español “acicalar”- hace referencia a una serie de conductas y acciones deliberadamente emprendidas por un adulto con el objetivo de ganarse la amistad de un/a menor de edad, creando una conexión emocional con el fin de disminuir las inhibiciones del niño o niña y poder abusar sexualmente de él o ella. Generalmente, a través de perfiles falsos, buscan crear un vínculo de cercanía y comprensión, recaban información personal, fotos y videos con la finalidad de concretar un encuentro físico, valiéndose de la confianza generada o manipulando con la difusión de las imágenes obtenidas.

¿Cómo se previene el grooming?

Concientizar de los peligros con los que pueden encontrarse en internet e invitarlos/as a recurrir a un adulto de confianza en caso de sentirse amenazados/as.

Explicar por qué deben rechazar las solicitudes de seguimiento de personas desconocidas, así como tampoco responder sus mensajes o abrir los archivos o enlaces que les envíen.

Enseñar a negarse frente a desconocidos o personas de poca confianza que les piden datos personales, fotos o videos o que insisten en utilizar la cámara del dispositivo.

Analizar junto a ellos/as ejemplos de perfiles falsos para que puedan distinguirlos y así evitar posibles situaciones de riesgo.

Conversar con ellos/as sobre el concepto de privacidad y los cuidados que deben tener presentes, como no compartir ni publicar información privada ya sea a través de los perfiles o de los chats -nombre completo, dirección de la casa, edad, miembros de la familia, ubicación, movimientos, viajes, entre otros-.

Recomendar tapar la cámara mientras se usan los chats de las redes sociales, ya que activarla de forma remota y capturar imágenes es un tipo de hackeo muy común.

Ante una situación concreta de grooming, hacer la denuncia policial.

Sexting, viralización de imágenes y contenidos íntimos

Sexting, -acrónimo de las palabras en inglés “sex” y “texting”-, refiere al intercambio de mensajes, fotos, videos o cualquier tipo de material con contenido erótico/sexual que pueda ser enviado a través de los medios digitales. Es una práctica común y cada vez más utilizada entre los/as jóvenes, quienes se envían estos contenidos de manera voluntaria. El riesgo deviene en su posible viralización sin consentimiento de la persona que aparece en ellos, pudiendo ser publicadas en internet o en las redes sociales.

¿Cómo concientizar sobre los riesgos del sexting?

Recordar la importancia del consentimiento de todas las personas involucradas en este tipo de prácticas.

Problematizar junto a ellos/as el alcance que puede tener la publicación en internet de imágenes y videos íntimos.

Incentivar un pensamiento crítico a la hora de publicar contenidos en las redes. Pensar antes de publicar y compartir videos o imágenes comprometedoras, ya que una vez enviados se pierde completamente el control sobre su recorrido.

Recomendar utilizar contraseñas seguras y usar los sistemas de bloqueo de los dispositivos, así como también realizar una copia de seguridad de las fotos o videos sexuales y borrar ese material de los dispositivos para evitar que personas no autorizadas accedan a ellos, por ejemplo, ante una situación de robo o pérdida del mismo.

En caso de que se hayan viralizado imágenes íntimas de un estudiante sin su consentimiento, aconsejar hacer la denuncia policial.

 

Redes Sociales: Aspectos a discutir con los chicos antes de que se unan por primera vez

- Publicidad -

Deja un comentario