- Publicidad -
Por Nicolás Vinitzca 
Psicólogo, Docente en Clínica de Adultos – Departamento de Psicología y Ciencias pedagógicas de la Universidad CAECE

 

En 1911, Bleuler acuñó el término “esquizofrenia”, que significa “mente dividida”. Pasaron 110 años y muchas cosas cambiaron y otras no tanto: Por un lado, estudios actuales demuestran que, luego del diagnóstico y con un tratamiento adecuado, las personas con esquizofrenia pueden llevar una vida plena, satisfactoria e independiente. Por otro lado, lo que no ha cambiado después de tantos años, es que aún persisten muchos mitos, prejuicios y etiquetas en torno a la enfermedad que hay que desterrar. Concientizar para comprender y convivir será la clave para desestigmatizar esta enfermedad.

La esquizofrenia es un desorden mental que afecta, a nivel mundial, aproximadamente a 1 de cada 100 personas. Este número suele ser bastante estable en el tiempo y se evidencia en cada uno de los países. Lo que significa que en Argentina hay cerca de 500.000 personas que padecen dicha patología.

Se manifiesta principalmente en la adolescencia, entre los 15 y los 25 años. Actualmente se la considera una enfermedad crónica, que va a acompañar al paciente y a su familia a lo largo de toda la vida. Hoy se cuenta con tratamientos altamente efectivos para compensar dicho trastorno. Se incluye como primer pilar la psicofarmacología, luego el trabajo con las familias a través de la psicoeducación y también la psicoterapia para las personas que la padecen. A su vez, existen en nuestro país trabajos protegidos, talleres, programas de reinserción social, entre otras estrategias.

Todos conocemos a personas con esquizofrenia, solo que sin saberlo

Si tomamos como referencia a la Ciudad de Buenos Aires, la densidad poblacional en promedio es de 15.000 habitantes por kilómetro cuadrado. Es decir que vivirían entre 1 y 3 personas con esquizofrenia por manzana. ¿Por qué la mayoría de los ciudadanos cree no conocer a alguien que tenga esquizofrenia?

Esto es un mito: todos conocemos personas con esta enfermedad, solo que no lo sabemos. Muchas veces, se encuentran aisladas en sus casas, pero otras, trabajan, estudian y viven con nosotros. Sin embargo, es llamativo que todos conozcamos personas que padecen epilepsia y que, esta enfermedad, no nos llame la atención ni produzca ningún estigma social como suele suceder con la esquizofrenia.

Las personas con esquizofrenia no son violentas

¿Por qué, en muchos casos, se relaciona la esquizofrenia con la violencia?

Es otro mito: se generó un estigma en torno a la enfermedad -a nivel mundial- con el cual se piensa a la persona con esquizofrenia como alguien violento. No es difícil imaginar que, de ser así, todos hubiéramos sufrido algún hecho de violencia en manos de alguien que padece dicho trastorno mental. De hecho, es muy poco frecuente que una persona con esquizofrenia llegue a un acto de violencia para sí o para terceros.

La esquizofrenia es una enfermedad que hoy tiene tratamiento

Lo que aún no tiene tratamiento es el estigma que sufren pacientes y familiares. Como sociedad no terminamos de integrarlos, de aceptarlos y eso genera un sentimiento compartido con aquellos niños o jóvenes que tienen síndrome de Down, autismo, entre otros. Un sufrimiento silente, pero palpable para las familias y los pacientes. Un sufrimiento añadido a la patología, como si alguien tuviera la culpa, como si alguien hubiera hecho algo mal. Hoy la ciencia nos demuestra que esto no es así. La esquizofrenia es una enfermedad principalmente genética causada por un desorden en el neurodesarrollo. Entonces, además de tener que convivir con la enfermedad, las familias y los pacientes se ven obligados a ocultar lo que pasa, a no mostrarse. Se sienten juzgados y aislados.

Hoy la ciencia y la tecnología nos ofrecen tratamientos, pero como sociedad los seguimos aislando, al igual que hace 110 años, como cuando se crearon los hospitales neuropsiquiátricos en zonas alejadas de la ciudad porque no se sabía qué hacer con ellos.

Es así, como en este día donde la esquizofrenia es el centro, la propuesta será actuar y reflexionar sobre cómo integrar tanto a los familiares como a los pacientes, cómo tender una mano a quien está sufriendo y a quien necesita de nosotros para sentirse parte de la sociedad. La propuesta, entonces, será la de enriquecernos con mayor conocimiento para tener herramientas, para dejar de ignorar la enfermedad, para luchar contra el estigma y la discriminación hacia todas las personas que padecen cualquier tipo de trastorno mental. Aceptar, entender y aprender a convivir con quien es diferente.

 

La Universidad CAECE organizará la “Jornada virtual sobre Esquizofrenia: estigma y discriminación”

El Departamento de Psicología y Ciencias Pedagógicas de la Universidad CAECE, instituto de altos estudios que cuenta con el apoyo de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC), realizará una “Jornada virtual sobre Esquizofrenia: estima y discriminación”. Los interesados podrán participar a través de la plataforma online, el viernes 28 de mayo de 17 a 20 hs., con inscripción previa y de forma gratuita.

“Si entendemos que la base de la discriminación es el desconocimiento, nos proponemos generar una jornada de trabajo entre familiares, profesionales de la salud y Universidad para acercar a la comunidad conocimientos que nos permitan trabajar sobre el estigma y la discriminación que sufren pacientes y familiares”, subraya el Lic. Nicolás Vinitzca.

La jornada contará con la disertación especial de la Dra. Eva Puente – Psicoanalista, Presidente Fundación CEP / Docente Universidad CAECE, el Dr. Sergio Grosman – Centro Privado de Psicoterapias / APSA, Susana Underwood – Vicepresidente APEF y Cecilia Decaminada – Secretaria APEF. Su objetivo será brindar herramientas y mostrar que hay vida después del diagnóstico de esquizofrenia, ya que existen tratamientos específicos, programas, investigaciones, producción de usuarios, entre otras herramientas.

La inscripción es previa y con cupos limitados. Los interesados podrán escribir a informes@caece.edu.ar o por WhatsApp al 1121671450 o completar el formulario

 

- Publicidad -

Deja un comentario