“Lu, Lucy, Lucía”: un tema complejo desde una mirada tierna y sensible

0
987

Lucía vive con su mamá, su papá y su hermano Tincho y suele pasar los veranos en la casa que sus abuelos tienen en la Costa. Le gusta hacer rimas con las palabras, juntar caracoles en la playa y caminar con su mamá y su hermano. Sabe que cada vez que sus papás la llaman por su nombre completo es que hizo alguna macana. Por eso prefiere Lu o Lucy.

“Lu, Lucy, Lucía”, la última novela para chicos escrita por Hinde Pomeraniec, pone en escena conflictos por los que pasan casi todos los niños y niñas poniendo el foco en el vínculo con los hermanos y en el trato diferencial que alguno puede recibir por parte de los padres. A Martín, los padres siempre lo llaman Tincho y le hablan suavemente, no lo retan ni le piden que haga algunas de las tareas domésticas que Lucy realiza. Y a ella, eso le parece injusto. ¿Qué le sucede a Tincho? ¿Por qué tiene comportamientos distintos? ¿Por qué los padres lo tratan de otra manera? Los celos entre hermanos, la relación con los padres y la colaboración en la casa son los temas principales que aparecen en la historia.

Leé la entrevista a Hinde Pomeraniec: “Los chicos con discapacidad pueden llegar a ser héroes en determinado momento”

Con una prosa ágil y un lenguaje cercano a los chicos, el libro pone en primer plano el punto de vista de su protagonista y desde ahí reflexiona. La mirada del mundo de Lucía es la que importa. Al mismo tiempo, coloca en esa voz un tema sobre el que generalmente priman las voces de los adultos.

Podría decirse que el hermano de Lucy es diferente, ya que tiene comportamientos que no son esperables. Si bien no se especifica qué es lo que le sucede, se describen algunos indicios. Sin embargo, eso no le impide tener una vida armónica. Tincho y Lucy juegan y se divierten juntos. Uno de los méritos del libro es que rescata la subjetividad de Martín y su capacidad de comunicarse y de brindarse a los demás. Él disfruta de jugar y de su familia, como cualquier otro niño. Incluso será el que resuelva el conflicto final de la historia, convirtiéndose en un héroe para su hermana.

Tincho es uno y es muchos. Y su familia también, una de tantas que hacen todo lo que pueden frente a una situación que demanda mucha paciencia, trabajo y entrega. Y lo hacen con amor. Es para celebrar entonces que la literatura infantil aborde estos temas, como así también la inclusión y la diversidad, desde una mirada sensible, tierna y cercana, como lo hace esta novela.

“Lu, Lucy, Lucía” está recomendada para chicos y chicas a partir de los 7 años.

- Publicidad -

Deja un comentario