Cierren los ojos y piensen en un momento en el que se sientan felices y auténticos. ¿Qué están haciendo? ¿Qué imaginan? ¿Qué características tiene el lugar que imaginan? ¿Qué colores predominan? ¿Qué formas? ¿Cómo se ven? ¿Cómo se imaginan en esa imagen? ¿Cómo están vestidos?

Cada persona responderá algo distinto. Ahora imaginemos que esas personas son alumnos de escuelas secundarias a quienes invitamos a reflexionar sobre su propia identidad, a descubrir en qué aspectos de su vida ellos y ellas se sienten más auténticos. Luego, sus sueños se enfrentan con una representación, la que pueden ofrecer algunos medios de comunicación y, más específicamente, las revistas. ¿Quiénes aparecen? ¿Cómo están vestidos? ¿Se parecen a ustedes? ¿Cómo están representadas estas personas? ¿Cómo se muestra a las mujeres? ¿Y a los hombres?

Lala Paquinelli es una artista visual que se cuestiona constantemente cómo los medios de comunicación representan a hombres y mujeres en sus tapas. Su indagación fue profundizándose y acercándose a los modos particulares de representar a la mujer en esas portadas de revistas. Esta búsqueda por desnaturalizar eso que poco se discute, la llevó a gestar en un proyecto que tituló “Mujeres que no fueron tapa” (MQNFT).

Los tres objetivos de este proyecto son ofrecer herramientas para identificar los estereotipos en los medios, desnaturalizarlos y visibilizar a mujeres que están haciendo cosas extraordinarias. Durante los últimos dos años, el trabajo en talleres llevó a que MQNFT a consolidar y sistematizar una metodología para trabajar en las aulas, que derivó en el Festival de hackeo de revistas en las escuelas. Una propuesta destinada a alumnos y alumnas de las escuelas secundarias y sus docentes.

Según explicó Pasquinelli a Sobre Tiza, esta experiencia pedagógica se encuadra dentro de los lineamientos de la Ley de Educación Sexual Integral (ESI) y se desarrolla en dos partes. En la primera los participantes utilizan las revistas para expresarse en su singularidad y diversidad. El producto de esta primera etapa es un collage. Luego, en la segunda etapa, mediante diferentes materiales gráficos y audiovisuales se trabaja en la construcción y reproducción de estereotipos de género en los medios. Ambas etapas ofrecen un escenario propicio para el debate y para promover un pensamiento crítico respecto de las representaciones que circulan a través de los medios en la sociedad.

Luego de lanzar MQNFT recibimos gran cantidad de consultas de parte de docentes de diferentes partes del país. El Festival nos permite democratizar esta herramienta que construimos articulando con equipos pedagógicos, y compartirla con los docentes y alumnos de todas las escuelas del mundo que quieran pensar y hackear estereotipos de género y mensajes”, afirmó Paquinelli.

El Festival no tiene un espacio pero sí un tiempo: se llevará a cabo entre mayo y septiembre. Es una invitación abierta para que aquellos docentes, escuelas u organizaciones, participen y se apropien de esta experiencia. La inscripción es totalmente gratuita y sólo requiere que completen un formulario online. Luego se les enviará la guía de trabajo vía correo, en la que se ofrece una descripción detallada sobre las etapas y cómo trabajarlas.

Todo el material puede utilizarse de forma gratuita dentro del marco de las acciones del Festival siempre y cuando se haga referencia a la autoría de MQNFT. En caso de que los docentes quieran utilizarlo en más de un hackeo, deberán volver a inscribirse las veces que quieras, pero no podrá ser utilizado sin inscripción.

Para conocer más sobre la propuesta y cómo participar, hacé clic acá.

Deja un comentario