Tren San Martín, estación de Hurlingham. Llueve torrencialmente. El agua y el viento nos invitan a quedarnos acovachados. Pero tocamos el timbre y, protegida por un paraguas azul, nos invita a pasar Laura Ros. Nuestra entrevistada de hoy encontró un refugio en el cual revivir en aquella localidad del Oeste del Gran Buenos Aires, que a muchos artistas reunió y sigue reuniendo.

Laura Ros guarda entre manos su cuarto disco: Atar. Sobre la mesa una pila de discos para enviar a Córdoba para aquellos que quieran comprarlo y conocer lo nuevo de esta artista que sigue cautivando con su música a un público amplio, atando géneros, y convirtiéndolos en una propuesta que va marcando su sello en la escena argentina. Mientras nos acomodamos para la entrevista, ella juega con su perra y corta una manzana, y nos dice que ella suele tener esa comunicación entre géneros, mucho de folclore, de pop-rock, pero advierte “nunca me paro en una vereda sola”.

Podés escuchar Atar en Spotify, haciendo clic acá.

“No es que venimos de un género y experimentamos con otro, sino que ambos son parte de nosotros”.

“En este disco, la producción está decidida para cierto rumbo, que por ahí se emparenta más con mi segundo disco, pero enlaza aún más el folclore con el rock. Incluso la producción estuvo a cargo de Lucas Caballero y Juan Manuel Ramirez, de Guauchos, y ellos manejan muy bien ese mix. Lo mismo sucede desde la masterización que hizo Andrés Mayo, es una mirada desde el rock. Ambos géneros se abrazan. No es que venimos de un género y experimentamos con otro, sino que ambos son parte de nosotros”, señaló.

– ¿Qué te da el rock y qué el folclore en este disco?
– Siempre tuve una cosa folk para componer las melodías, y las rítmicas suelen ser esos poli-ritmos del folclore, pero en este disco la instrumentación es de rock. Por supuesto que hay canciones como Espejo (cuarto tema del disco), una vidala que se mezcla con tintes de blues, en la que el bombo legüero está procesado más como un instrumento de rock que uno de folclore.

Compra Atar (Original) en Mercado Libre.
Hacé clic para compra Atar (Original) en Mercado Libre.

– ¿A qué refiere el nombre del disco?
– Se me cruzaron varias fichas. Por un lado, el tema con el que arranca el disco se llama igual, pero en realidad no tiene tanto que ver con el sentido que adquiere esa misma palabra en la tapa del disco. En el tema Atar me inspiro en las Marchas de la Memoria, y tiene que ver con la atadura inconveniente del negar el pasado. Cuando pensé en cómo se tenía que llamar el disco, la palabra me cerraba en su sentido de “unir”, en esa idea de unir estos dos mundos de los que hablábamos antes.

 

Invertir el ciclo

Pero Atar también se encargó de unir otras cosas: a los artistas y a sus públicos. Laura Ros señala que el CD, como producto, está pasando a ser un objeto para coleccionistas. Cada vez existen más plataformas para escuchar música, pero en Argentina aún no es amplio el mercado de usuarios que compra tracks a través de estas plataformas. Y cuando no hay grandes inversionistas y productoras detrás, la cuestión es más compleja.

Foto: Pablo Scavino
Laura Ros. Foto: Pablo Scavino

– Para este disco lanzaste una campaña de financiamiento colectivo, ¿cuál fue tu experiencia con esto?
– Fue para financiar producción, grabación y fabricación. Pusimos un presupuesto inferior al que necesitábamos, pero también porque queríamos realmente poder llegar a cumplir con ese financiamiento, en este tipo de campañas si no se alcanza el objetivo, se devuelve el dinero a quienes participaron. Pero lo superamos y fue sorprendente. Hoy el financiamiento colectivo es una manera muy moderna de invertir los tiempos. Antes había que lanzar el disco y, después, con la compra de los discos y las entradas a los shows, se financiaba una reedición. Hoy la verdad es que los discos no se venden tanto, pasaron a ser objetos para coleccionistas. Lo mismo pasa con los shows, es difícil encontrar en el under artistas que agotan sus localidades en cada fecha. Esa maquinaria se rompió, tanto acá como en el mundo, y eso hace que una campaña de financiamiento colectivo sea una alternativa para poder avanzar y producir, siendo independiente.

– Teniendo en cuenta este acercamiento a través de plataformas, también sos una activa usuaria de redes sociales, ¿cómo las usás como artista?
– Es una herramienta que tiene doble filo. Muchos piensan que por verte en YouTube ya te vieron o te conocen. Al mismo tiempo, parece que uno tiene que estar apelando continuamente a llamar la atención de todos: Mirame, acá estoy, lancé un disco. Pero también es interesante ver cómo muchos artistas manejan muy bien la comunicación y hacen cosas para que el público esté atento y además siga yendo a los shows. Las redes sociales dan una apariencia de cercanía que es complicada de mantener y de fortalecer.

Descubrir e imaginar

Desde Sobre Tiza queremos aprovechar nuestras conversaciones con artistas para seguir uniendo a la rica producción musical que existe en el país. Por eso a cada artista le pedimos que nos recomiende algunos artistas (“¡Hay un montón!”, afirmó).

En su lista están:

También nos damos un lugar para soñar. En esta ocasión, le preguntamos a Laura Ros con quién le gustaría tocar o cantar.

“Me di muchos me gustos. Pienso en internacionales. Me gustaría cantar algo con Bonnie Raitt. También me gustaría hacerle un corito a Sting aunque sea.

A veces, como músico, cada vez que escuchás algún tema también es como estar tocando con ese artista.

Deja un comentario