Negocios, cultura pop y producción nacional, desafíos y apuestas

0
731
- Publicidad -

En el marco de MonsterCon (ver nota), Sobre Tiza entrevistó a algunos locales que explicaron cómo funcionan los negocios dentro del mundo de la cultura pop y los desafíos que conlleva intentar vender un producto nacional.

El dragón azul

Es una editorial de juegos de mesa de autor, nacionales y extranjeros, fundada por Ezequiel Wittner y Laura Muollo, que busca promover juegos modernos en los que las personas puedan charlar, desafiarse y compartir un momento para alejarse del ambiente cerrado que ofrecen los juegos de consolas o PC. Su primer éxito fue “Imperios milenarios” de Juan Carballal. Luego salió al mercado “Coup: Urbis”, una licencia de un juego hecho en Inglaterra por Rikki Tahta.

dsc_1361En primer lugar, el personal comenta que no es fácil vender estos juegos en Argentina porque no son masivos y ya no hay una cultura de sentarse a jugar, a menos que sea al truco, en el mejor de los casos. En convenciones como la MonsterCon, deben lograr que la gente quiera sentarse a jugar y disfrutar pero eso no garantiza que luego compren el juego. Por eso, intentan que la temática tenga importancia para llamar la atención del público. Sin embargo, la novedad en los juegos suele jugar en contra porque la gente le tiene miedo a lo nuevo; si no lo conocen, es malo.

Aun así, si les interesa probar estos novedosos juegos de mesa, la editorial suele organizar reuniones llamadas “GEEK OUT!”, en las que se pueden encontrar juegos de mesa tanto nacionales como internacionales. Para saber más, se puede visitar su página web: www.eldragonazul.com.ar

MAB

Matías Barrionuevo lleva 10 años haciendo réplicas y figuras de todo lo que le gusta pero está orientado principalmente a dar cursos de escultura. Él explica que hoy en día es muy difícil vivir sólo de esto porque no hay un buen comercio en Argentina para las piezas que realiza y que “pasa por un tema más de cultura y de educación que otra cosa”. Dice que se le da más prestigio a los productos de afuera que a los nacionales y que se piensa que por el mero hecho de haber sido creados en el país, se los puede pagar a un precio menor que los otros y que son de baja calidad. Además, es muy complicado llevar productos al exterior ya que se implementaron más trabas a exportación que a la importación de productos. Matías también marca que se ha empezado a valorar más lo conceptual y lo abstracto que lo técnico porque hay gente con poco talento que, con buen marketing, consigue más que aquellos con mejor técnica y estudio.

Para conocer más sobre su trabajo, visitar: matiasbarrionuevo.com

dsc_1287

- Publicidad -

Deja un comentario