La Universidad Católica de Santa Fe utiliza impresoras 3D para sus carreras de Arquitectura y Diseño Industrial

0
1510
- Publicidad -

La Universidad Católica de Santa Fe adquirió Impresoras 3D de Kikai Labs para su Facultad de Arquitectura. Las mismas serán destinadas al laboratorio de modelos y prototipos que utiliza fundamentalmente la carrera de Licenciatura en Diseño Industrial, y que también aprovecha la carrera de Arquitectura. El uso que se le da es académico para el trabajo de los estudiantes y el desarrollo de programas de cooperación con industrias mediante prácticas profesionales asistidas y pasantías, como así también a la prestación de servicios.

La realización de los modelos y prototipos mediante las impresoras 3D permite a los estudiantes fabricar sus diseños en plástico ABS o PLA, lo cual es un complemento al trabajo que ellos realizan en el taller mediante herramientas convencionales. El uso de las impresoras 3D favorece la integración de asignaturas y áreas de conocimiento como tecnología, morfología y sistemas de representación aplicadas al proyecto de investigación, diseño y desarrollo de nuevos productos. Los estudiantes progresivamente van haciendo la síntesis de estas áreas dando como resultado el diseño de objetos de fabricación industrial, por lo cual el prototipo rápido es fundamental para prefiguración, análisis, verificación y presentación.

De acuerdo con Gonzalo J. Savogin, Coordinador de la Licenciatura en Diseño Industrial Facultad de Arquitectura Universidad Católica de Santa Fe, la institución trabajó 3 años en el desarrollo de su nueva carrera de Licenciatura en Diseño Industrial, que se convirtió en la primera carrera universitaria de su tipo en la Provincia de Santa Fe –actualmente se dicta en sus sedes en las ciudades de Santa Fe y Rosario–, y desde un primer momento se consideró la adquisición de impresoras 3D para uso académico y prestación de servicios.

Savogin aseguró que el uso de esta nueva tecnología en la educación es “una nueva manera de fabricación donde, en todo aspecto, le permite al estudiante pensar el diseño y la fabricación de otra manera, familiarizarse con los sistemas CNC y con la producción independiente de objetos”.

Con respecto a la impresora T125 de Kikai Labs, Savogin mencionó que la elección de dicho equipo estuvo fundamentada en el equilibrio entre el precio y sus prestaciones. Además, destacó que el balance realizado tras un periodo prolongado de uso es muy bueno, “de hecho recientemente adquirimos otra impresora para nuestra sede Rosario”.

Para finalizar, Savogin dio su punto de vista con respecto a la tecnología de impresión 3D: “Será definitivamente una nueva manera de industria, posiblemente el comienzo de una nueva era ya que da evidencias de un cambio en el paradigma de la producción: se desliga del lugar físico establecido como “fábrica”, permitiendo la producción individual e independiente. Personalmente opino que aún falta mucho como para pensar en los modos actuales como una nueva revolución tecnológica pero, a medida que se vaya desarrollando e integrando a la sociedad, cuando se vaya difundiendo e incorporando a la satisfacción de las necesidades humanas en un modo sustentable y respetuoso del medioambiente, con el tiempo posiblemente pueda considerarse una revolución tecnológica”.

- Publicidad -

Deja un comentario