Crean sistema de riego doméstico robotizado

0
744
- Publicidad -

Subsidiado por la secretaría de Ciencia, técnica y posgrado de la Universidad Cuyo, el ingeniero químico Carlos Enrique Irigo desarrolló un proyecto de investigación a partir del cual creó un dispositivo que, sin llevarse por delante paredes, árboles y macetas, riega de manera eficiente cualquier jardín. El robot cuenta con un carrito montado sobre tres ruedas, un equipo de manguera retráctil que se va desenrollando y enrollando en la medida en que avanza o retrocede, una tobera o aspersor, una computadora donde se programa con un software especial una rutina de riego de acuerdo con la superficie del jardín y los obstáculos que el robot debe sortear, y una batería como fuente de energía.

De acuerdo con el director del proyecto, la idea comenzó con el desarrollo de la ingeniería básica, incorporando la tecnología “wii” para posicionar el equipo en cada punto y los motores para cada una de las dos ruedas individuales que trasladan el carrito. “Este sistema permite que si dos ruedas giran a la misma velocidad, el robot avance en línea recta, pero cuando una de las ruedas incorpora más velocidad en su movimiento giratorio, el robot doblará en el sentido de esta rueda que aumentó su movimiento. Para ello, tenemos que desarrollar un software de fácil programación, que debe permitir el control de todos los comandos del robot”, explicó.

De esta manera, el artefacto se convierte en un sistema robotizado para riego doméstico que va recorriendo el jardín y regando de una manera programada la cantidad de agua y los sectores específicos donde se lo requiera.

El punto de inicio del recorrido del robot es el suministro de agua o el lugar donde está la canilla, donde también se ubica el cargador de la batería. Luego, al ir avanzando va estirando su manguera retráctil en un recorrido que evita que ésta se enrede en las diversas obstrucciones que pueda encontrar en el jardín.

Para entender un poco más sobre el funcionamiento de este robot es importante destacar que lo que le permite al dispositivo orientarse en torno al jardín es el sistema “X-Pro”, un sensor de movimiento que permitirá que el equipo pueda arrimarse determinadas zonas del jardín, por medio de rutinas ya programadas desde una PC.

Las ventajas de este sistema de riego son varias. Por un lado, la cuestión económica, ya que resulta mucho más accesible que, por ejemplo, los sistemas automáticos de riego convencional. Por otro, el hecho que la manguera plástica flexible retráctil se conecta a la canilla de agua corriente, por lo que utiliza la presión normal de la red pública de distribución de agua. De tal modo, no requiere de los gastos que implican el mecanismo del bombeo de agua por cañerías, requiriendo el manteamiento de un solo aspersor. Otro punto interesante a destacar es que el dispositivo puede ser reprogramado para ser llevado a otra propiedad y que cumpla la misma función.

En vistas al futuro, Carlos Enrique Irigo mencionó que la idea es ir perfeccionado el sistema de riego doméstico robotizado, y conseguir un socio comercial que lo desarrolle a escala industrial para su comercialización.

- Publicidad -

Deja un comentario