Los 200 años del Himno Nacional se celebran a pura ciencia

0
1213
- Publicidad -

Federico Prada, biologo y director de la carrera de Bioinformática de UADE
Federico Prada, biologo y director de la carrera de Bioinformática de UADE
Hoy se cumplen doscientos años de la primera vez que se entonó el Himno Nacional Argentino en el hogar de Mariquita Sánchez de Thompson, y en conmemoración de tan importante evento un equipo de docentes y estudiantes de Bioinformática de la Universidad Argentina de la Empresa (UADE) se propuso sintetizar los acordes de la canción patria en una molécula de ADN, capaz de almacenar esa información durante miles de años.

El 11 de mayo de 1813, la Asamblea del Año XIII sancionó como Himno Nacional la canción patriótica con letra de Vicente López y Planes y música de Blas Parera. Tres días después, esta fue presentada por primera vez.

Federico Prada, director de la Licenciatura en Bioinformática, explicó al portal Educ.ar que lo primero que hicieron fue buscar una fórmula que les permitiera convertir cualquier nota musical, con su duración, tonalidad y clave, en una secuencia conformada por nueve bases de ADN, representadas por las letras A, C, G y T.

El especialista aclaró que esta secuencia de ADN que representa el Himno Nacional “en la naturaleza no significa nada”. “No genera cambios en una persona, ni nada por el estilo, es decir que no podemos integrarlo a nuestro ADN y conocer genéticamente los acordes de nuestro Himno”.

El equipo de UADE sintetizó en un plásmido, externo a una molécula de ADN, la información del Himno. Este plásmido –explicó- tiene el mismo funcionamiento que un pendrive, es un accesorio que aporta información extra y que permite almacenarla en un formato genético. Cuando ambas partes se unen, conforman un organismo transgénico, que va a tener una molécula de ADN recombinante, una parte natural y otra modificada por el hombre”.

Prada señaló que es posible sintetizar otros lenguajes, además del musical, en secuencias de ADN, para ello es necesario encontrar una fórmula que permita traducirlos para que sean compatibles. Según sus cálculos, basados en un algoritmo desarrollado por científicos estadounidenses, si se almacenaran en moléculas de ADN los 55.479 tomos de la biblioteca de la universidad, que pesa actualmente unas 36 toneladas, su peso sería de 0,01 gramos.

Los invitamos a leer el artículo completo, publicado en el portal Educ.ar.

- Publicidad -

Deja un comentario