Aportes a la educación hospitalaria y domiciliaria en Argentina

0
5357
- Publicidad -Olimpíadas Matific

Sobre Tiza se reunió con Melania Ottaviano, coordinadora académica del curso virtual de Especialista Universitario en «uso de las TIC para la atención educativa hospitalaria y domiciliaria» de Utice y la Universidad de la Laguna (Islas Canarias, España), asesora y especialista en Educación Hospitalaria y Domiciliaria, para profundizar en los pormenores de esta modalidad, que con la última Ley Nacional de Educación logró desprenderse de Educación Especial pero que aún no logra consolidarse en las diferentes jurisdicciones de nuestro país.

Ottaviano creó en febrero de este año una página en Facebook, que actualmente funciona como un espacio para compartir, retroalimentar, conocer experiencias relacionadas con esta modalidad. No obstante, desde hace varios años que participó como asesora del programa Escuelas Hospitalarias que impulsa Fundación Telefónica y como miembro del equipo del Ministerio de Educación de la Nación al momento de sancionarse la LNE en 2007, especialmente en el área vinculada a tecnologías de la información y comunicación. Además, participó de un relevamiento que permitió conocer la situación actual de cada jurisdicción.

Uno de los primeros comentarios de la especialista es acerca de lo acertado de desprender la modalidad hospitalaria y domiciliaria de Educación Especial, dado que el niño enfermo tiene una situación, en la mayoría de los casos, temporal. Es durante ese tiempo que puede recibir un tipo de educación diferenciada a la que se brinda en los establecimientos escolares. Otra diferencia es que para ser docente hospitalario no se requiere de una formación específica.

Pero más allá de la separación, algunas provincias no han logrado establecer esta diferenciación a nivel institucional, de manera que en muchas provincias aún se encuentran integradas. Por otra parte, la creación de las dependencias que deban regular la modalidad no necesariamente estuvo acompañada de un marco regulatorio sólido, por esa razón, es que se dificulta también la implementación de mejoras y la profundización de los planes que deberían abarcar a las escuelas hospitalarias y domiciliarias.

Melania Ottaviano
Melania Ottaviano

“La idea es que el docente domiciliario y el hospitalario tengan un marco legal de cómo hacer la admisión de un chico hospitalizado o que tiene que estar en su domicilio, porque muchas veces el termina cumpliendo un rol más asistencial y se pierde el fin pedagógico. Entonces, cuando el chico vuelve a la escuela parece no hizo nada. Por otro lado, tampoco es muy conocido el tema de las modalidades domiciliarias u hospitalarias, salvo en algunas provincias que sí está muy desarrollado como en Chubut y Santa Cruz, o en la Ciudad de Buenos Aires (Hospitalaria y Domiciliaria)”, comentó Ottaviano.

Y como cada provincia tiene su propia adaptación de estas modalidades, en caso de necesitar un docente es recomendable que los interesados se comuniquen con los ministerios para que los ayuden a conseguir educadores que puedan responder a las necesidades de los chicos que estén en esas condiciones.

En algunas escuelas hospitalarias existe un espacio común en el que los chicos pueden compartir con otros pares -el caso del Garrahan es un modelo-, pero no siempre, por cuestiones edilicias o a causa de los diagnósticos es posible. Por esa razón, muchos de estos establecimientos suman tecnología para facilitar la comunicación entre los alumnos, sus docentes y su familia. En algunos casos, en los que el aislamiento es por largos períodos, estos dispositivos son de gran ayuda para que los alumnos puedan seguir aprendiendo y conectándose con sus afectos.

Gran parte de la dotación de equipamiento está dado por los planes de inclusión digital educativa, como por ejemplo Conectar Igualdad, que además de dirigirse a los estudiantes del Nivel Medio, también contempló a las escuelas de Educación Especial (en los que en algunos casos entraron las Hospitalarias y Domiciliarias) y creó un Escritorio para esa modalidad, o bien por iniciativas privadas, como por ejemplo, la más paradigmática que es la de Fundación Telefónica, que junto con Intel entregó equipamiento informático a diferentes instituciones.

- Publicidad -

Deja un comentario