El desafío de generar conciencia crítica en el uso de las TIC en la educación

0
1812
- Publicidad -

Dos profesores de la Universitat de València, José Peirats y Ángel San Martín, coordinaron un trabajo de compilación cuyo producto final fue el libro Tecnologías Educativas 2.0. Didáctica de los contenidos digitales. En esta publicación se recogen 11 capítulos elaborados por autores de diferentes procedencias y trayectorias, pero todos ellos expertos en el área de las TIC aplicadas a la educación.

En un documento que explica las características del libro, se menciona que las tecnologías educativas son un fenómeno complejo, que afecta a toda la comunidad educativa: alumnado, profesorado, familias, administración, pero que también trasciende la propia institución escolar, generando una opinión, unas expectativas, y proyectando diversas influencias sobre numerosas esferas de la sociedad. “Por ello, es un tema que requiere de una mirada reflexiva, compleja, lanzada desde una cierta distancia, que ayude a tomar perspectiva, necesariamente plural, que aborde todas las facetas de un fenómeno con múltiples vertientes y, por supuesto, con afán crítico, que adopte una postura (o mejor aún, diferentes posturas), frente a este fenómeno que parece llegar para instalarse definitivamente en la sociedad y en nuestras aulas”.

Caminando sobre tiza consultó a los compiladores para conocer más acerca de los conceptos detrás de este libro y de los desafíos de integrar las TIC en la educación. Agradecemos a Graciela Esnaola Horacek, investigadora y autora de uno de los capítulos del libro, quien nos comunicó y facilitó el contacto con los compiladores.

– La compilación plantea la necesidad de reflexionar sobre las prácticas educativas que incluyen TIC, haciendo hincapié en la revisión de ciertos conceptos como el de Nativos Digitales ¿Cómo cree que influyen estos términos en la práctica docente?

Influyen mucho y en múltiples direcciones, ya que es un discurso “tasado” y reproducido hasta la saciedad. No explica nada pero enfatiza la “brecha” entre docentes y discentes, deslegitimando así la labor de los primeros y de la institución. Es un discurso planteado en términos dicotómicos que entiende todo el mundo, aunque nadie sepa cómo facilitar el diálogo creativo entre profesores y estudiantes, y a la vez “salir bien” en la foto de PISA.

– Si bien la creación de contenidos digitales educativos va en aumento, al igual que la cantidad de desarrolladores no todos son libres, o requieren de ciertos permisos para su uso ¿Es posible vislumbrar un modelo que beneficie tanto a desarrolladores como también a toda la comunidad educativa?

Dado que el modelo de “innovación” en uno y otro ámbito es muy diferente, habría que pensar, más bien, en cómo articular la transferencia de tecnologías y conocimientos del sistema técnico a la institución escolar. Desde luego no debería pasar todo ello por el peaje del copyright.

– Empresas de la industria IT colaboran con los gobiernos en la búsqueda de un modelo de evaluación que contemple a las TIC en el proceso de enseñanza-aprendizaje ¿sobre qué elementos es posible abordar el impacto de las TIC en este proceso?

Por desgracia, los límites entre industria y gobiernos, al menos en este ámbito, cada vez son más borrosos. Los programas de evaluación ya han conseguido consolidar el “giro pedagógico”: el usuario/alumno es el epicentro del proceso, por lo que se le evalúa en “competencias”, “autoaprendizaje”, “emprendedurismo”… Los gobiernos están más interesados por quedar bien en las comparativas internacionales sobre equipamiento, que en conocer la eficiencia integral de los equipos que dotan a los centros escolares.

– Cada vez son más los países que ponen en marcha políticas para implementar modelos 1 a 1 o aportar a la inclusión digital educativa. Desde su perspectiva, además del trabajo en materia de equipamiento ¿qué profundidad se está logrando en materia de conciencia crítica sobre la adopción de TIC en la Educación?

Para que se diera una verdadera conciencia crítica debería haber una cierta distancia entre el sujeto y el artefacto tecnológico (sea un ordenador, una PDA o un iphone). Sin embargo, la ingeniería dota a estos artefactos de unas características físicas y operativas que limitan considerablemente la posibilidad de establecer la suficiente distancia crítica. Hoy estas tecnologías son dispositivos fundamentales en la subjetivación de los usuarios y conferirles sentido de pertenencia. Contra estas estrategias, la educación, formal o informal, no puede hacer nada, además de llegar tarde.

- Publicidad -

Deja un comentario