Comunidad Digital celebra sus 10 años de vida

0
704
Comunidad Digital celebra sus 10 años de vida
Gustavo Infantino, director de Comunidad Digital
- Publicidad -

Comunidad Digital es una red de educación a distancia que tiene como Partners a Instituciones Educativas tales como la Universidad y el Instituto Blas Pascal, E-Language International, Instituto de Estudios Universitarios de México y de San Ignacio, y que presta servicios a más de 10.000 alumnos en carreras de grado, posgrados, bachilleratos y cursos de capacitación. Por motivo de sus 10 años de vida, Caminando Sobre Tiza se reunió con su director, el Licenciado Gustavo Infantino, quien se refirió al surgimiento de la red, su evolución, las diferencias y similitudes de la educación a distancia y presencial, y de su plataforma e-learnig TUPAC, entre otros interesantes temas.

Comunidad Digital nace en el año 2002 como consecuencia de un proyecto presentado por Infantino y un grupo de colegas a la Universidad Blas Pascal, que tenia como meta entregarle contención a los alumnos de la institución que estudiaban a distancia fuera de Córdoba, y lograr que la universidad pudiera tener estudiantes a lo largo y ancho de todo el país. En un principio, dicho proyecto se denominó RED UBP, pero luego devino en Comunidad Digital, “porque describía mejor qué era lo que queríamos lograr: armar una franquicia a nivel nacional que desde el punto de vista del uso generara una comunidad de estudiantes vinculada digitalmente”, mencionó el entrevistado.

De acuerdo con Infantino, cuando el proyecto nació el país se encontraba en plena etapa post crisis 2001. Las personas no tenían computadoras, o poseían algunas muy viejas; tampoco había conexión a Internet en el modo que hay hoy. “El escenario no era el mejor”. En este contexto, Comunidad Digital apoyó su evolución en la creación de los llamados Centros Facilitadores Tecnológicos, espacios creados en cada uno de sus franquiciados donde se le facilitaba a todos aquellos que deseaban estudiar las herramientas necesarias para hacerlo: computadoras conectadas a Internet, bibliotecas digitales y físicas, la posibilidad de ver en vivo, a través de una conexión satelital, al profesor explicando algunos temas puntuales, hacerle preguntas por chat, teléfono o mail, entre otras. “De manera gratuita, sin pagar más que la cuota mensual, dotábamos al alumno de la tecnología y las herramientas necesarias para que pudiera estudiar”, aseguró.

El entrevistado también enfatizó acerca de que, además, los centros facilitadores tecnológicos eran un espacio donde los alumnos de una determinada zona podían reunirse, estudiar y sentir la vida universitaria más allá de su casa. Eran un espacio de referencia.

En estos 10 años los centros se fueron adaptando a la situación. Hoy la mayoría de los alumnos tiene una notebook o netbook, Internet en sus casas, celular, Wi-Fi y muchas herramientas a través de las cuales pueden estar conectados. De esta forma, en la actualidad los centros ya no se encargan de ser proveedores de tecnología, sino que se transformaron en un espacio de reunión, de referencia de estudio y de soporte local que “le brinda al alumno la sensación de pertenecer a algo más grande que ellos mismos, que es esta red que representa instituciones educativas”, aseguró Infantino.

“Los centros no van a dejar de tener importancia, lo que harán será cambiar su función actualizándose”, mencionó.

Cabe mencionar que los centros facilitadores tecnologicos no tienen ningún tipo de actividad académica, no hay docentes ni tutores, no se responden dudas académicas, ni se preparan alumnos. Toda la actividad académica sigue en manos de las instituciones educativas. Según el entrevistado, “con eso se garantiza la actividad”.

El director de Comunidad Digital también destacó la evolución tecnológica y la aparición en el mercado de educación a distancia de universidades públicas y privadas como dos factores determinantes en el crecimiento de la red, ya que “cuanto más ´competidores´ hay en un mismo mercado, todos de calidad, lo que trae como consecuencia directa es que mejore la oferta”, opinó. “En educación la competencia se ve como algo maligno pero en realidad lo que hace es mejorar el mercado”, agregó.

En vistas al futuro, Gustavo Infantino augura una educación cada vez más cercana a la bimodalidad, donde el alumno pueda elegir realizar algunos momentos de una carrera de manera presencial y otros a distancia.

“Nosotros vamos a seguir siendo una red de educación a distancia, y nuestra misión será siempre apuntalar la educación a distancia”, finalizó.

TUPAC

TUPAC es la plataforma que utilizan todos los alumnos de Comunidad Digital para llevar adelante sus carreras, cursos o bachillerato. Desde allí se hace posible la comunicación entre los alumnos y el tutor, los directivos, el profesor, el centro facilitador tecnológico y todos los participantes de la red.

TUPAC cuenta con un sistema de mensajería interna y elementos de gestión que permiten, entre otras cosas, inscribirse a exámenes, ver notas, elegir materias, descargar los cupones de pago, comunicarse con compañeros que cursan la misma materia desde cualquier ciudad del país, entre otras interesantes herramientas.

De acuerdo con el entrevistado, hace diez años las plataformas e-learning eran solo para el manejo de contenidos, creadas, en su mayoría, por empresas relacionadas con el software. Eran muy brillantes desde el punto de vista tecnológico, pero no incluían los procesos de educación. “Nosotros como red vimos esto y le propusimos a la Universidad Blas Pascal desarrollar de manera conjunta una plataforma que tuviera el perfil informático necesario, pero que estuviera basada en los procesos educativos. Así es como creamos TUPAC”, comentó.

Educación a distancia vs educación presencial

Infantino le comentó a Caminando Sobre Tiza que históricamente la educación a distancia fue vista como de segunda, porque en un principio, al no haber medios tecnológicos, lo que se ofrecía era prácticamente una educación por correo. Además, la aparición de algunas instituciones poco serias que intentaron hacer una venta de un producto invisible en lugar de educación, generó ese pensamiento en el inconciente de las personas. Sin embargo, aseguró que con el tiempo la situación se fue modificando y la educación a distancia progresando.

El entrevistado destacó algunos puntos importantes en lo que refiere a educación a distancia y presencial:

  • “Cuando uno habla de educación a distancia o presencial pareciera que son competidoras. El que estudia a distancia lo hace porque no esta preparado, no tiene el tiempo o la disponibilidad para hacerlo presencial. No son competidoras, son complementarias”.
  • “Uno no elije educación presencial porque es mejor, más barata o más linda. Lo hace por una cuestión de que todos fuimos formados con la educación presencial. Van a pasar 50 o 60 años hasta que la educación sea mixta”.
  • “Pareciera que en la educación presencial el profesor ve al alumno todos los días, y en la a distancia no sabe quién es. Esto no es así, ya que como en la educación a distancia la relación es 1 a 1, los lazos son fuertes y personalizados”.

Por otro lado, mencionó que Argentina no puede estar ajena a un proceso que es mundial y citó como ejemplo a México, que en una sola de sus universidades cuenta con más de 65.000 alumnos que estudian a distancia, contra los 30.000 con los que cuenta nuestro país en su totalidad. “Este es un proceso que empezó, va a crecer y se irá aceitando y volviendo cada vez mejor”, aseguró.

Evolución

En el año 2003 Comunidad Digital contaba con 35 Centros Facilitadores Tecnológicos. En 2012 ya cuenta con 88 de ellos.

En el año 2001 la Universidad Blas Pascal contaba con 800 inscriptos en la modalidad a distancia. Hoy ya cuenta con 4.300 y un crecimiento anual promedio en cantidad de alumnos del 20%.

En la Universidad Blas Pascal se egresaron un total de 2.000 alumnos en la modalidad a distancia.

- Publicidad -

Deja un comentario