El hombre detrás del prócer de bronce

0
483

Si existe un personaje histórico controvertido ese es, sin dudas, Domingo Faustino Sarmiento. Difícil abordarlo en su complejidad sin juzgarlo, fundamentalmente por el paso del tiempo que cambia no solo el contexto sino también la mirada con la cual observamos el pasado. En ese sentido, la última obra del reconocido Raúl Serrano indaga en las contradicciones de ese hombre que está por detrás del prócer.

Basada en textos y cartas del propio Sarmiento, “Un hombre civilizado y bárbaro” pone en escena a ese hombre en el abismo de sus últimos días, en una nebulosa entre la vida y la muerte, donde distintas personas de su entorno acuden a visitarlo. Su esposa Benita Martínez Pastoriza, su amante Aurelia Vélez Sarsfield, Paula Albarracín y Dominguito, su hijo. Los actores trabajan con confianza y soltura y merece destacarse el desempeño de María Belén Robín, quien interpreta a los tres personajes femeninos y lo hace con el compromiso y los matices que cada uno necesita. Por su parte, Mario Moscoso consigue atravesar los diferentes estados de un Sarmiento que se mueve entre la avidez por la vida y el temor a la muerte. Por último Eduardo Perilli tiene la complejidad de llevar adelante dos personajes que temporalmente se encuentran en las antípodas y logra hacerlo con convicción.

El diseño del espacio contribuye a crear esa atmósfera confusa en la que está Sarmiento, con muebles y objetos cuidadosamente seleccionados que dan cuenta de su vida y obra, donde destacan los libros y el viejo pupitre de escuela. Al mismo tiempo, la obra rompe con la convención de la cuarta pared a través del recurso de un personaje denominado “la posteridad” que, desde la platea, indaga y cuestiona al propio Sarmiento desde los parámetros del presente.

La pieza conforma una trilogía con las dos obras anteriores de Serrano que también indagaron en personajes de nuestra historia: “La revolución es un sueño eterno” sobre Juan José Castelli y “El solitario de la provincia flotante” sobre Juan Bautista Alberdi. En esta oportunidad, “Un hombre civilizado y bárbaro”, intenta acercarse desde un lugar más humano para quitarle todo vestigio vetusto a Sarmiento y así mostrarlo con un hombre de carne y hueso. Al mismo tiempo, nos permite reflexionar sobre nuestro pasado.

Teatro Del Artefacto, Sarandí 760. Sábados a las 21.

Deja un comentario