Teatro a la carta

0
2695

Obras de quince minutos de duración para quince espectadores en salas de quince metros cuadrados. Eso es Microteatro, un nuevo formato teatral que llegó a Buenos Aires hace un mes. La propuesta pone en escena seis obras que se agrupan bajo una temática común que irá cambiando mensualmente. Los espectadores pueden combinar la cantidad de obras que deseen, además de comer y disfrutar de tragos y cervezas artesanales en un lugar moderno y actual ubicado en el barrio de Palermo.

El formato surgió en el año 2009 en Madrid, donde un grupo de directores, actores y dramaturgos presentaron un proyecto que consistía en poner en escena obras breves en cada una de las habitaciones de un antiguo prostíbulo de la ciudad para un público de diez a quince personas, bajo la temática de la prostitución. El experimento fue un éxito rotundo y rápidamente se extendió a otras ciudades como Barcelona, Lima, Miami, Sevilla y Guadalajara, entre otras.

En esta oportunidad, bajo el tópico “Por dinero”, tuvimos la oportunidad de ver tres de las obras. En primer lugar, se destaca “1+1=”, de Carles Harillo Magnet, con dirección de Nacho Ciatti. La obra indaga en el conflicto de una pareja que intenta poner orden a sus bienes en común al momento de la separación ¿Qué valor tienen las cosas compartidas? ¿Cuánto cuesta el amor? ¿Cuánto valen los recuerdos? Él y ella comenzarán por ponerle precio a los elementos que formaban parte de su vida cotidiana para terminar valorizando monetariamente las sensaciones y los sentimientos. Y en esa discusión que parece alejarlos cada vez más, de pronto terminarán por rememorar aquello que los había enamorado alguna vez. Historia de encuentros y desencuentros, de amor y desamor, enfrenta a los espectadores a situaciones tan conocidas como dolorosas.

Por su parte, “El jefe del mundo”, bajo la dirección de Diego Corán Oria, se pregunta por el devenir existencial y pone en escena el encuentro entre dos personajes tan opuestos como entrañables en una estación de subte. Ella, una chica que toca la guitarra y canta en el andén. Él, un joven oficinista lleno de ambiciones. Inmerso en su mundo, ella logrará sacarlo de sus cavilaciones. Él se sentirá atraído y temeroso al mismo tiempo. Destaca acá la labor de Florencia Torrente, cuya actuación plagada de matices logra habitar un texto lleno de quiebres, generando de esa forma diferentes climas a lo largo de la breve pieza.

Por último, “Money for nothing”, de Marcelo Allasino, ingresa en el propio mundo del teatro para cuestionarlo y poner en escena una de su problemáticas: la dificultad de poder vivir de la actuación. El formato televisivo de la obra será la excusa para hablar del tema, donde una presentadora inescrupulosa tratará de ponerle valor al trabajo de una actriz. ¿Cuál es el precio del deseo? ¿Qué valor debe tener la necesidad expresiva de una persona? Son algunas de las preguntas que plantea la obra.

Para aquellos más románticos, una propuesta como Microteatro puede resultar contraria al ritual teatral caracterizado por la distancia entre público y actores, por el escenario como espacio sagrado y por el silencio y la oscuridad de la sala como el preludio místico de lo que vendrá. Microteatro rompe con eso e implica un formato novedoso, más cercano a las salas de cine comercial. Tal vez su potencialidad radique en la dimensión pequeña de las salas donde los actores están tan cerca de los espectadores que éstos terminan siendo parte de la puesta.

En síntesis, en una época en que reina la inmediatez, este formato novedoso puede ser una experiencia distinta que habilite un acercamiento al teatro a aquellos que no constituyen su público tradicional y les permita disfrutar de varias obras en poco tiempo. Microteatro, una experiencia diferente para estos tiempos de contenidos on demand.

Ficha técnica

Microteatro Buenos Aires, Serrano 1139, CABA. De miércoles a domingos.

Compra de entradas por Alternativa Teatral

Deja un comentario