- Publicidad -Olimpíadas Matific

Hace un par de semanas, Sobre Tiza estuvo presente en  la primera (y tal vez última) edición de MonsterCon, una convención de cultura pop que se realizó en el predio de La Rural entre los días 14 y 17 de Octubre. Entre los contenidos que se destacaban, encontramos:

  • Exposiciones y convenciones de cómics y animé, cine fantástico y series de culto. Charlas y talleres, presencia de artistas y actores de cómics internacionales. Espacio dedicado a videojuegos, consolas y juegos en línea.
  • Presencia de actores de cine y tv, músicos, estrellas teen, autores de cómics y de literatura fantástica, animadores 2D y 3D y booktubers que participaron del evento de cultura pop, el que contó con Invitados internacionales como Jane Badler (V Invasión Extraterrestre), entre otros.
  • Una selección destacada de películas, cortometrajes, works in progress y adelantos de cine fantástico, con invitados internacionales de la industria del cine.
  • Presentaciones exclusivas de reconocidos youtubers
  • Exposición y convención de rock, pop, metal, etc. Radio en vivo y muestras temáticas dedicadas a bandas de rock nacional e internacional con shows en vivo.
  • Área de Tatuaje y body art, cuyo espacio fue curado por Mandinga Tattoo, organizadores del Tattoo Show, la mayor expo de tatuaje de Argentina.
  • Festival de literatura de géneros como policial, terror, fantasía, ciencia ficción, romance, aventura, Juvenil y adultos. Charlas, talleres y presentaciones con booktubers.

Con todas estas cosas para ofrecer, ¿Quién no estaría emocionado en ir?

Generalmente, cuando uno admitía estar dentro de la onda “geek” o “nerd”, tenía miedo de lo que pensarían los demás ya que no había muchos que compartieran esos gustos y simplemente se veía “raro”. No se entendía ese amor por otros mundos o realidades en donde todo era posible, donde había todo tipo de aventuras e historias emocionantes con personajes que excedían nuestra imaginación. Era difícil conseguir lugares que se especializaran en vender productos que mantuvieran el fanatismo por los superhéroes, las películas, la series y los juegos. Aun así, en los últimos años, esta cultura empezó a cautivar a más personas  y, de pronto, se podían encontrar comics, figuras o estatuillas de colección de manera mucho más fácil. Parte de esta expansión de la cultura pop fue gracias a las convenciones o exposiciones que se realizaron más frecuentemente y que permitieron que gente con gustos similares se junte en un mismo lugar y se sientan, al fin, cómodos por las cosas que los representan. Muchos de los productos que busca la gente para demostrar o alimentar sus fanatismos son internacionales pero eso no quita que haya empresas locales que quieran hacerse un nombre dentro de este mundo. Dichas empresas, con productos que van desde figuras hechas a mano hasta adictivos juegos de mesa, muestran un gran potencial y convicción pero no reciben la atención que se merecen por el hecho de ser nacionales y no ser masivos. Precisamente, en este punto reside otra de las funciones que tienen esta clase de convenciones: mostrar estas innovadoras ideas al mundo y poder significar una competencia para otros países.

Por desgracia, muchos de estos eventos no salen según lo esperado y sólo traen malestar a todos los que pusieron sus esperanzas en los organizadores. Este fue el caso de la MonsterCon 2016, la cual ha sido considerada una ofensa y una estafa tanto para los que fueron a presentar sus stands como para el público.

Nota recomendada: Negocios, cultura pop y producción nacional, desafíos y apuestas

Debido a la poca publicidad que hubo, fácilmente se podía ver que no iría mucha gente al evento. La mayoría de los contenidos que anunciaron no fueron cumplidos y los que sí, lo fueron de una manera pobre. Las celebridades que invitaron no tenían sentido, simplemente no había una relación entre una y la otra. Los stands no estaban bien ubicados y, para el último día de la convención, muchos se habían ido. A pesar de esto, la MonsterCon pudo cumplir con una de sus funciones: unir a la gente… Pero en su contra. En las redes sociales se pueden encontrar grupos que hablan sobre la injusticia que significó el evento, buscando formas de ayudar a los perjudicados y de que esto no vuelva a pasar.

Acá podemos ver como estaba la convención en su último día:

Para tener más información sobre otros factores que indignaron al público, podés ver el video de una de las cosplayers invitadas, Lilia Lemoine:

Es una lástima ver cómo los organizadores no vieron el potencial que podría tener este evento. Trajeron este proyecto hecho con pocas ganas y sin terminar, perjudicando principalmente a las empresas locales mencionadas más arriba, que cada vez se les hace más difícil buscar una forma de prosperar en este mundo. Muchos no ven lo maravilloso que tiene esta cultura y solo lo interpretan como una forma de aprovecharse y hacer dinero fácil.

- Publicidad -

Deja un comentario